Internacionales

EU traspasa a Irak el mando de su ejército

* 44 muertos por ola de atentados mientras gobierno iraquí cierra oficinas de televisión árabe

BAGDAD / AFP
El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, firmó el jueves un acuerdo en virtud del cual su gobierno se hará cargo paulatinamente del mando de las fuerzas armadas iraquíes, que dependían hasta ahora de una Fuerza multinacional dirigida por Estados Unidos, mientras que una ola de atentados dejó 44 muertos en Irak.
Por otro lado, las coaliciones sunita y chiíta presentaron este jueves al Parlamento dos proyectos de ley diferentes sobre el federalismo, mientras que el gobierno iraquí decidió cerrar por un período de un mes las oficinas de la televisión árabe Al Arabiya en Irak.
La anterior decisión fue justificada por la “incitación a la división confesional” y “la difusión de informaciones imprecisas” atribuidas a la cadena, precisó un portavoz de la cadena.
Por su parte, Al Yazira difundió este jueves una grabación de audio en la que el jefe de Al Qaida en Irak, Abu Hamza al-Muhajer, afirma estar seguro de la victoria y critica la participación de sunitas en el gobierno iraquí.
En otra declaración, atribuida también a Al-Muhajer, y divulgada este jueves por un sitio Internet islamista, el líder terrorista pidió que cada sunita mate al menos a un estadounidense en los próximos 15 días.
El primer ministro iraquí y el general estadounidense George Casey, comandante de la Fuerza multinacional en Irak, firmaron un acuerdo según el cual Al Maliki tomará gradualmente el control operativo de sus fuerzas militares.
El general Casey precisó, sin embargo, que los militares estadounidenses no dejarían aún el país. “Continuaremos peleando junto a ustedes para proteger al pueblo iraquí, donde quiera que éste sea amenazado. Tenemos aún un largo camino a recorrer”.
En un primer momento, el gobierno iraquí tomará el mando de una de las diez divisiones del ejército iraquí, concretamente la octava, mientras que el resto continuará bajo comando norteamericano, antes de ser transferido progresivamente.
El acuerdo prevé la puesta en marcha de un Estado Mayor unificado iraquí que con el tiempo dirigirá las fuerzas armadas formadas por un total de 115,000 militares. Al Maliki hizo también una seria advertencia a los insurgentes que atacan regularmente a las fuerzas de seguridad iraquíes.
Por otro lado, Irak fue sacudido este jueves por una ola de atentados con saldo de por lo menos 44 muertos, de los cuales 31 en Bagdad, pese al plan de seguridad en el marco del cual se han desplegado más de 30,000 estadounidenses e iraquíes en la capital.
Doce policías murieron y 39 personas, entre ellas 26 policías, resultaron heridos en un atentado suicida con coche bomba en el barrio de Karrada, en el centro de Bagdad.
Ocho iraquíes murieron, entre ellos tres policías, y 30 personas resultaron heridas en la explosión de un coche bomba en el centro de Bagdad, no lejos del edificio del ministerio del Interior.
Antes, un atentado contra una patrulla de policía mató a tres personas, entre ellas un miembro de las fuerzas de seguridad y causó más de 13 heridos, cerca de una mezquita sunita en el noreste de Bagdad.
Dos policías murieron en el barrio de Dura en un tiroteo y un médico fue asesinado en el oeste por hombres armados que le dispararon cuando se dirigía al hospital al-Yarmuk. Una mujer y un soldado murieron por la explosión de una bomba artesanal cerca de la mezquita sunita Ibn Taymiy y un hombre murió cerca de un restaurante en el barrio de Masur (este).
En el resto del país los hechos violentos dejaron un saldo de 11 muertos, mientras que fueron encontrados los cuerpos de 15 personas asesinadas a tiros. Hombres desconocidos dinamitaron la tumba del imam Abdalá, hijo del décimo imam Ali Al Hadi, venerado por los chiítas, y cuyo mausoleo había sido destruido en febrero en la ciudad sunita de Samarra, hecho que desencadenó hechos violentos interconfesionales.