Internacionales

Bush admite capturas secretas de la CIA

* Anuncia transferencia de 14 supuestos líderes de Al Qaida a Guantánamo

WASHINGTON / AFP -El presidente estadounidense George W. Bush anunció este miércoles que el presunto cerebro de los atentados del 11 de setiembre de 2001, Khaled Cheikh Mohammed, y otros 13 miembros de Al Qaida detenidos por la CIA, serán transferidos a Guantánamo, Cuba, para ser juzgados.
Bush confirmó por primera vez que la CIA tuvo prisioneros detenidos en cárceles secretas, pero defendió el programa de la agencia estadounidense así como los métodos “duros” de interrogación que algunos críticos han denunciado como tortura.
“Fue necesario transferir a estos individuos a un ambiente donde puedan ser retenidos en secreto, interrogados por expertos y, cuando era apropiado, procesados por actos terroristas”, dijo Bush en un discurso en la Casa Blanca.
“No puedo describir los métodos específicos que se usaron”, porque eso podría ayudar a los terroristas a aprender cómo enfrentarlos, alegó el presidente. “Pero puedo decir que los métodos fueron duros, y fueron seguros, y legales, y necesarios”.
Bush agregó que Khalid Sheikh Mohammed, el autoproclamado artífice de los atentados del 11 de setiembre, fue transferido junto con otros 13 sospechosos de Al Qaida a la base de Guantánamo, donde serán juzgados por comisiones militares que deben ser aprobadas por el Congreso estadounidense.
“En cuanto el Congreso autorice las comisiones militares que he propuesto, los hombres que nuestros oficiales de inteligencia creen que orquestaron la muerte de cerca de 3.000 estadounidenses el 11 de setiembre de 2001, enfrentarán la justicia”, aseguró Bush.
Entre los 14 sospechosos están Mohammed, Abu Zubaydah, quien se cree es un importante ayudante de Osama Bin Laden, y el presunto conspirador del 11 de setiembre, Ramzi bin al-Shibh.
Además, están Hambali, presunto miembro clave de la red extremista Jemaah Islamiyah (JI), ligada con Al Qaida, responsabilizada por varios ataques con bombas en Indonesia, incluyendo el de octubre de 2002 en Bali que mató a 202 personas.
Bush dijo que el Comité Internacional de la Cruz Roja tendrá acceso a ellos, y los detenidos, a cambio, tendrán acceso a asesoría legal. Enfatizó que “se presumirá su inocencia”.
En ningún momento Bush sugirió que los detenidos, bajo la custodia de la CIA o en Guantánamo, fueran detenidos por error y subrayó que “están bajo nuestra custodia para que no puedan asesinar a nuestra gente”.
Con la transferencia de los 14 presuntos terroristas, Bush dijo que el programa secreto de la CIA ahora no tiene prisioneros pero que seguirá operativo para continuar deteniendo e interrogando extremistas sospechosos capturados en la guerra global contra el terrorismo.
El presidente estadounidense reconoció que las prisiones de la CIA, las detenciones en Guantánamo, y los métodos de interrogatorios agresivos calificados de tortura por grupos pro derechos humanos, han afectado en algunos casos las relaciones de Estados Unidos con sus aliados clave.