Internacionales

Talabani promete nueva bandera en Irak


BAGDAD / AFP -El presidente iraquí Jalal Talabani prometió el martes que Irak contaría pronto con una nueva bandera, y consideró que las tropas británicas podrían abandonar el país de aquí a finales de 2007.
“No creo que los combates persistan hasta entonces, si el plan de reconciliación nacional sigue como está previsto. Y si algunos grupos siguen luchando en ese momento, nuestras fuerzas serán capaces de ocuparse de ellos”, aseguró Talabani en una conferencia de prensa con la ministra británica de Relaciones Exteriores, Margaret Beckett, cuyo país mantiene desplegados a 7,200 soldados en el sur de Irak.
Beckett se mostró más prudente, tras la muerte el lunes de dos soldados británicos en un atentado en el sur del país.
“No es una fecha límite, sino la opinión personal del presidente. Las circunstancias serán las que nos permitan decidir”, matizó la ministra, que visitó Irak por primera vez desde su toma de funciones el pasado mayo.
Talabani retomó por otro lado la controversia sobre la bandera iraquí, que ha provocado un enfrentamiento entre las autoridades regionales kurdas y el gobierno iraquí.
El gobierno del Kurdistán autónomo iraquí causó una fuerte polémica la semana pasada al ordenar que sólo la bandera kurda ondee en los edificios públicos de la región.
“Es la bandera de Saddam. Se han cometido muchos crímenes bajo ese emblema, en el sur y el norte del país, así como contra nuestros vecinos”, declaró Talabani ante una bandera iraquí.
El presidente de Irak se refería a la opresión y las masacres que sufrieron los chiítas en el sur del país y los kurdos en el norte, y también a la guerra contra Irán (1980-1988) y a la invasión de Kuwait entre 1990 y 1991.
“Irak tendrá pronto una nueva bandera y el Parlamento debatirá sobre esa nueva bandera”, prometió Talabani.
Tras una pausa veraniega de un mes el Parlamento iraquí abrió el martes una nueva sesión que en principio estará consagrada a la polémica cuestión del federalismo.
Para empezar los diputados prolongaron un mes más el estado de urgencia en vigor desde hace casi dos años, que confiere poderes excepcionales a las fuerzas de seguridad e instaura el toque de queda en el país, con la excepción de la región autónoma del Kurdistán.
“En las próximas sesiones, el Parlamento debatirá la ley relativa a la formación de regiones”, indicó el martes Abbas al-Bayati, portavoz de la Alianza Unificada Iraquí (AUI), el bloque chiíta conservador que goza de mayoría relativa, con 128 escaños.
Los árabes sunitas son contrarios al proyecto, pues ven en el federalismo un riesgo de desmembramiento nacional y de concentración de la riqueza en las regiones autónomas controladas por los kurdos en el norte y por los chiítas en el sur. Los sunitas tendrían que conformarse con el centro del país, desértico en su mayor parte.
Por otro lado, la violencia continuó causando estragos el martes en Irak, donde 20 personas, entre ellas cinco policías, murieron en numerosos ataques en diferentes puntos del país.
El Ejército de Estados Unidos informó de que tres de sus militares murieron el lunes en la provincia sunita rebelde de Al-Anbar, en el oeste.