Internacionales

OMS detecta cepas “mortíferas” de la tuberculosis

La agencia ha pedido a la comunidad internacional que implemente medidas necesarias para prevenir su propagación.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó hoy sobre la aparición de cepas particularmente virulentas de la bacteria causante de la tuberculosis y que además han mostrado resistencia a los tratamientos contra esa enfermedad. En vista de este hallazgo, la organización sanitaria pidió a la comunidad internacional que implemente las medidas necesarias para prevenir la propagación de esas cepas, que calificó de "mortíferas".
La más extendida de ellas es una recientemente identificada y conocida bajo la denominación de XDR-TB, "que deja al paciente, incluidas muchas personas infectadas con el virus del sida, prácticamente sin posibilidades de ser tratadas con los medicamentos de los que se dispone actualmente".
La OMS cuenta con un sistema específico para detectar las cepas del virus de la tuberculosis resistentes sea a dos fármacos de uso frecuente, o a tres o más de los seis tipos de medicamentos considerados de segunda generación.
La resistencia de las poblaciones a los medicamentos contra la tuberculosis es un fenómeno que aparece, en principio, debido a la inadecuada gestión de los servicios destinados a combatir esa enfermedad, explicó la agencia sanitaria de la ONU.
Ello incluye la incorrecta prescripción de los fármacos, la baja calidad de los mismos, su aprovisionamiento irregular o el abandono o mala administración del tratamiento por parte del propio paciente.
Según los datos de la OMS, la cepa XDR-TB ha sido identificada en todas las regiones del planeta, pero es más frecuente en los países de la antigua Unión Soviética y de Asia. En Estados Unidos, el 4 por ciento de casos reúne los criterios que identifican a esa cepa, precisó la organización.
Sobre África, indicó que aunque por ahora la prevalencia de la resistencia a los medicamentos todavía "parece ser baja comparada a la de Europa oriental y Asia", el problema "va en aumento". A ese respecto, advirtió de que dada la alta prevalencia de sida en ese continente, tal situación podría tener "un severo impacto en la mortalidad y requiere acciones preventivas urgentes".
Entre las medidas que recomienda la organización figura el rápido diagnóstico y tratamiento de los casos en que se observe resistencia para evitar su propagación.
Además se plantea la necesidad de forjar una mayor colaboración entre los programas de control de tuberculosis y sida para atender adecuadamente a los pacientes que presenten ambas infecciones.