Internacionales

Guerra civil se extenderá en Irak

Las conclusiones negativas de la ocupación de Irak, emitidas por el Pentágono en un reciente informe, chocan con el voluntarismo optimista que desea mostrar el presidente George W. Bush en vistas a las elecciones parlamentarias de noviembre en Estados Unidos.

En un documento de 63 páginas hecho público el viernes el Pentágono describe una sombría realidad en Irak, y afirma que están dadas las condiciones para una guerra civil.
“Las condiciones que podrían llevar a una guerra civil existen en Irak”, afirma el informe trimestral entregado al Congreso estadounidense sobre la situación de mayo a julio.
Actualmente Estados Unidos tiene alrededor de 138,000 soldados ocupando Irak. El informe asegura que el temor de la población iraquí a una guerra civil “aumentó estos últimos meses”. Pero al mismo tiempo acota que la situación actual no puede ser considerada como de “guerra civil”.
Durante el trimestre analizado, “el número de ataques semanales aumentó 15%” respecto del anterior, y “la cantidad de víctimas iraquíes aumentó 51%”.
El Pentágono asegura que hubo un cambio en el tipo de acciones, y que ahora prevalecen los enfrentamientos “entre extremistas sunitas y chiítas por tomar el control de zonas clave de Bagdad, crear o proteger enclaves religiosos, desviar recursos económicos e imponer sus propios programas políticos y religiosos.
De todos modos, el informe subraya que “la insurrección sunita” contra la ocupación “sigue siendo fuerte, aún si su visibilidad es eclipsada por la violencia confesional”.
Además, pese a la muerte de su jefe Abu Musab al Zarqaui, en junio, la red Al Qaida “sigue siendo capaz de realizar operaciones gracias a su estructura de mando ágil y semi autónoma”, dice el informe.
El análisis del Pentágono contrasta con el tono --deliberadamente más positivo-- empleado por Bush en su discurso radial semanal de este sábado.
Los resultados del nuevo plan de seguridad en Bagdad lanzado en agosto son “alentadores” y refutan una vez más que Irak sea presa de una guerra civil, opinó Bush.
“Nuestros comandantes militares y nuestros diplomáticos en el lugar piensan que Irak no ha caído en la guerra civil. Dicen que sólo una pequeña cantidad de iraquíes están embarcados en violencia de carácter religioso, mientras que la enorme mayoría desea la paz y una vida normal en un país unido”, aseguró.
“Mucha agresividad”
El coronel estadounidense Thomas Vail aseguró el viernes que el aumento de la violencia en Irak --y en particular en Bagdad-- se debe a operaciones muy agresivas de parte de fuerzas estadounidenses y del gobierno instalado en el lugar contra los insurgentes.
Bush lanzó el jueves una nueva campaña en defensa de la ocupación estadounidense de Irak, para enfrentar las fuertes críticas, que amenazan conque en las parlamentarias del 7 de noviembre los republicanos pierdan la mayoría que tienen en el Congreso.
“La seguridad del mundo civilizado depende de la victoria en la guerra contra el terrorismo, y ésta depende de la victoria en Irak; y Estados Unidos no se irá hasta lograr la victoria”, opinó Bush.
Por su parte, la oposición demócrata consideró “alarmante” el informe del Pentágono.
Según el líder de los demócratas en el Senado, Harry Reid, el informe demuestra que el gobierno de Bush está “cada vez más desconectado de la situación en el terreno”.