Internacionales

John avanza lentamente por Baja California

* Ayer el huracán iba perdiendo fuerza y se situaba a 80 kilómetros al oeste-noroeste de la capital del estado

El huracán John, de categoría uno en la escala Saffir Simpson (de cinco), avanzaba lentamente este sábado por la península de Baja California, al noroeste de México, sin provocar daños de consideración.
Aunque en un principio la Secretaría de Seguridad Pública del municipio de Los Cabos, por donde tocó tierra el ciclón la tarde del viernes, informó de dos fallecidos, el servicio de protección civil del estado de Baja California Sur negó esa cifra y descartó víctimas mortales.
“Tenemos saldo blanco. (John) no nos mató a nadie. No hay ningún muerto”, celebró el director general de protección civil, José Gajón.
A las 17 horas (GMT) el huracán se situaba a 80 kilómetros al oeste-noroeste de la capital del estado, La Paz, e iba perdiendo fuerza con vientos sostenidos de 120 km/h, según información del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, con sede en Miami. Sin embargo, avanzaba a apenas 13 km/h.
John, que desde que se formó a principios de semana en el Océano Pacífico se había desplazado en paralelo a la costa mexicana hasta el viernes, provocó intensas lluvias en buena parte del país, aunque no provocó grandes desperfectos, salvo pequeñas inundaciones y algún deslave de tierra.
Cuando tocó tierra tenía categoría dos, pero se ha ido degradando, y se espera que en las próximas horas se convierta en tormenta tropical, aunque las proyecciones indican que volverá al océano como muy pronto el domingo.
Las lluvias que dejó a su paso por tierra firme provocaron el desbordamiento de algunos arroyos, bloqueando las carreteras de Baja California, que quedaron cerradas al tráfico particular.
Una persona fue arrastrada por la corriente al intentar atravesar con su vehículo uno de estos arroyos, pero fue localizada tiempo después con tan sólo algunas magulladuras.
Los vientos causaron caídas de árboles, postes eléctricos y anuncios espectaculares, así como desperfectos en algunas casas humildes, en las que arrancó los techos de lámina, según pudo comprobar la AFP.
Igualmente, desde la noche del viernes se mantienen cerrados los tres aeropuertos de la región, los de La Paz, Loreto y Los Cabos, aunque el director de Protección Civil estatal afirmó que “tal vez mañana (hoy domingo) ya estén abiertos”.
Varias zonas del sur de la península de Baja California quedaron sin suministro eléctrico, pero alrededor del mediodía del sábado ya había sido restablecido el servicio en la mayor parte.
“Salimos muy bien librados. Yo creo que en una semana estamos como si nada hubiera pasado”, afirmó optimista José Gajón.
La llegada de John obligó a 15.000 turistas, la mayor parte estadounidenses, que se encontraban en la turística zona del sur de la península bajocaliforniana, a suspender sus vacaciones.
Una tercera parte fue evacuada antes del impacto del ciclón en vuelos chárter fletados por el gobierno estatal, pero el resto se negó a abandonar la región y fueron trasladados a hoteles anticiclónicos, alejados del mar.
Mientras, se habilitaban más de un centenar de refugios para la población local.