Internacionales

Redada antiterrorista en barrios de Londres

* También allanó una escuela islámica en el sudeste de Inglaterra

La Policía británica detuvo a 14 personas en la noche del viernes en Londres, y este sábado allanó una escuela islámica en el sudeste de Inglaterra en una vasta redada antiterrorista.
La operación no parece estar relacionada con el presunto complot terrorista contra aviones trasatlánticos descubierta hace tres semanas, ni con los atentados que dejaron 52 muertos y 700 heridos el 7 de julio de 2005 en Londres.
“Estos arrestos se producen tras meses de vigilancia e investigación por parte de varios servicios (policiales), que sospechaban la puesta a punto y la preparación de actos de terrorismo”, según un portavoz policial.
Las detenciones se llevaron a cabo en barrios del sur y este de la capital británica, según Scotland Yard.
Los arrestados son 14 en total, todos hombres, y su identidad no ha sido facilitada por el momento. Fueron interrogados a primeras horas de este sábado en una comisaría del centro de Londres, informaron las autoridades.
Doce de los arrestos se realizaron el viernes por la noche en el restaurante chino “Bridge To China”, en el sur de la capital británica, muy frecuentado por una clientela esencialmente musulmana, ya que sirve comida “halal”, es decir, con alimentos cocinados según los preceptos del Islam y donde no se vende alcohol.
La Policía se habría también dirigido al “Iran e Ma”, un restaurante persa ubicado bajo el “Bridge to China Town”, en el sur de Londres.
El décimotercer arresto se llevó a cabo en otro restaurante del este de Londres y la detención número 14 en un lugar no precisado, como consecuencia de “varias inspecciones”.
Además, los investigadores allanaron la escuela islámica Jameah Islamiyé (“la comunidad musulmana”, en árabe) de Mark Cross, un pueblo del este de Sussex (sureste de Inglaterra).
La Policía no realizó allí ningún arresto y agregó que “la gente de la escuela ha cooperado mucho”.
La investigación se “concentrará en parte sobre el entrenamiento, reclutamiento e instigación a cometer actos terroristas”, según informaron “fuentes de seguridad” a diversos medios de comunicación británicos.
Por otro lado, otras dos personas fueron detenidas por la Policía de Manchester (noroeste) en la noche del viernes al sábado, en una operación diferente de la de Londres.
Estos arrestos se llevan a cabo mientras que las autoridades insisten en la agravación de la amenaza terrorista sobre Gran Bretaña.
“Nuestro nivel de información mejora, y es evidente que debemos estar pendientes de miles de personas”, declaró a la BBC Peter Clarke, jefe de la rama antiterrorista de Scotland Yard.
“La amenaza del terrorismo internacional no disminuyó: es elevada y permanente”, advirtió el 17 de agosto el ministro del Interior, John Reid, en un comunicado conjunto con su homólogo francés, Nicolas Sarkozy.
Ambos responsables pidieron fortalecer la lucha contra el terrorismo en base a cuatro preceptos: “Prevenir, proteger, perseguir y reprimir”.
En una señal del endurecimiento de la posición británica, cinco sospechosos no inculpados en la investigación del presunto complot aéreo fallido entraron el jueves en su cuarta semana de detención preventiva.
Es la primera vez que un arresto de sospechosos se prolonga durante tanto tiempo, tras la ley de noviembre de 2005 que fija en 28 días la duración máxima de las detenciones preventivas en casos de terrorismo.
Quince personas fueron inculpadas en la investigación del fallido complot. Once de ellas están acusadas de haber intentado embarcar explosivos a bordo de aviones comerciales en ruta entre Londres y Estados Unidos para hacerlos estallar en pleno vuelo.