Internacionales

Joven fue presentada a un amigo del secuestrador

* Ofrece rueda de prensa y se declara sorprendido por la historia secreta de Wolfgang Priklopil

Natascha Kampusch, la joven austriaca recientemente liberada tras ocho años de secuestro, había sido presentada a mediados de julio pasado por su secuestrador, Wolfgang Priklopil, a un amigo y colega suyo, Ernst Holzapfel, sin que éste la reconociera.
Así lo relató Holzapfel en rueda de prensa en Viena, tras reconocer que se encuentra bajo “shock” desde que salió a la luz, la semana pasada, la historia de Natascha y el suicidio de su amigo Wolfgang. Cuando Priklopil, un técnico de electricidad de 44 años, fue a ver a su amigo, gerente de una empresa constructora, para que éste le prestara un remolque para su automóvil, le recibió acompañado de Natascha, de 18 años.
“Cuando abrí la puerta me presentó a la joven mujer como una conocida, sin indicar ningún nombre”, explicó Holzapfel a la prensa.
“Yo le di la mano. Ella respondió de forma cortés con un ‘buenos días’. Daba la impresión de estar contenta, feliz. Yo estaba muy sorprendido, sin saber si se trataba de una novia o sólo de una conocida. Naturalmente que en ese momento no sabía que era Natascha Kampusch”.
Holzapfel dijo que su impresión era que Priklopil se comportaba de una forma normal, por lo que ahora está bajo shock al conocer su historia secreta: que había secuestrado a la niña Natascha hace ocho años y desde entonces vivía con ella, escondiéndola en un diminuto recinto subterráneo, construido debajo de un garaje.
“Estoy totalmente consternado ante los hechos”, dijo.
Explicó que en los últimos ocho años visitaba a su amigo en su casa, en la localidad de Strasshof, cercana a Viena, sin la más mínima sospecha de que allí mantuviera recluida a Natascha.
El día de la liberación estaba nervioso
“Nada fuera de lo normal” le llamó la atención en esas visitas, según subrayó.
Holzapfel relató también cómo el pasado miércoles, el día en que Natascha se liberó escapando a una casa vecina desde donde se alertó a la Policía, Priklopil le llamó pidiéndole ayuda. Al teléfono, tras comunicarle el lugar donde se encontraba (un centro comercial de Viena), le dijo: “Por favor, ven a buscarme. Es una emergencia. Ven por favor inmediatamente”.
Holzapfel respondió positivamente y fue a recogerle en su coche, donde Priklopil le instó a apagar inmediatamente su teléfono móvil para poder hablar sin interrupciones.
Según su amigo, el secuestrador estaba muy nervioso y le dijo que estaba huyendo de un control policial porque había bebido alcohol.
“Intenté tranquilizarle cambiando de tema, hablando de cuestiones de trabajo”.
Después, Holzapfel tuvo la impresión de haber logrado convencer a Priklopil de que lo mejor es que se presente a la Policía y deje de huir, tras lo cual bajó del coche.
“Yo no dudé de que lo haría, puesto que le tenía por una persona correcta”, explicó.
Pocas horas después, Holzapfel fue llamado por la Policía para que acudiera a identificar el cuerpo de su amigo, que se había suicidado arrojándose a las vías de un tren de cercanías.
“A la señorita Kampusch le deseo lo mejor y que encuentre su camino en la vida”, dijo Holzapfel.
Mientras, la Policía ha anunciado que continuará hoy el interrogatorio de la joven, quien por otro lado ha sido contactada por las autoridades austriacas de educación con el fin de que pueda en los próximos años acceder a una formación escolar y profesional.
El lunes pasado, la joven se dirigió a la prensa a través de una carta leída por su psiquiatra, para pedir que le den tiempo hasta que ella misma pueda contar su historia.