Internacionales

Baja California golpeada por el huracán John

* Director mexicano de Protección Civil lo describe como “un huracán muy mañoso que sube y baja de categoría, se queda estático y luego avanza”

El sur de la península de Baja California, noroeste de México, se mantenía este viernes en alerta roja ante el paso del huracán John, cuyos vientos superan los 180 kilómetros, con la evacuación de más de 15,000 personas, de las cuales más de la mitad son turistas.
John “continúa acercándose peligrosamente al sur” de la península, advirtió este viernes la Gobernación (Interior) en un comunicado.
“Se desplazará al noroeste en las próximas 18 horas pasando peligrosamente cerca del sur de Baja California Sur (noroeste), incluso no se descarta la posibilidad de que su centro pase rozando” el municipio de Los Cabos, al que pertenece el lujoso balneario Cabo San Lucas.
“Las autoridades (estatales) contarán con recursos del Fondo Revolvente del Fonden (Fondo de Desastres Naturales) para atender las necesidades alimenticias, de abrigo y de salud de la población afectada por el fenómeno”, aseguró el gobierno federal. Más de 100 refugios se han habilitado para resguardar a unas 15,000 personas.
Hasta el jueves había unos 10,000 turistas --un 95% de ellos por lo general son estadounidenses-- en los 42 km de la zona hotelera del sur de la península, y para llevarlos de regreso a sus lugares de origen el gobierno estatal contrató vuelos charter.
“Sabemos que sólo el 10 ó 15% (de turistas) decidió irse”, dijo Jorge Castañeda, vocero del ayuntamiento de Los Cabos.
Unos 2,800 vacacionistas que permanecen en el área fueron reubicados en los refugios o en hoteles más seguros, aunque incluso en esas instalaciones los primeros dos pisos están vacíos, así como las habitaciones con vista al mar, dijo Luis Armando Díaz, alcalde de Los Cabos.
John ha mantenido desde que se convirtió en huracán una trayectoria paralela a las costas mexicanas, y en los últimos días ha provocado fuertes lluvias y olas gigantes en las playas de Guerrero, Jalisco y Colima, Nayarit y Sinaloa, provocando algunos deslaves, inundaciones y caída de árboles.
Los efectos del huracán alcanzaron a la Ciudad de México con torrenciales lluvias. El jueves John había perdido algo de fuerza, bajando de la categoría cuatro a la categoría dos en la escala de cinco de Saffir Simpson. Llegó a tener vientos sostenidos de 205 km/h.
El huracán se fortaleció durante la noche del jueves, y el viernes amaneció con categoría tres, aunque según el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos, con base en Miami, a las 18 horas (GMT) volvía a tener categoría dos.
A esa hora, el centro del huracán se encontraba a 135 km al sureste de Baja California y se desplazaba con vientos sostenidos de 185 km/h, dijo el CNH.
El huracán “se mueve hacia el noroeste a 13 km/h”. Se espera que se mantenga así durante las próximas 24 horas, de tal forma que el núcleo pasaría “muy cerca del sur de Baja California” durante las próximas horas, añadió el CNH.
“Se pronostica que el huracán llegará entre las 22 horas locales (04:00 GMT del sábado)”, dijo el director estatal de Protección Civil, José Gajón de la Tova.