Internacionales

Irán continúa con enriquecimiento de uranio

El uranio enriquecido es utilizado como combustible de los reactores nucleares civiles, pero también sirve como material para construir armamento nuclear.

A pocas horas de que venza el plazo impuesto por la ONU para que Irán ponga fin a su programa nuclear, Teherán inició el enriquecimiento de una nueva partida de uranio, aunque la cantidad del elemento químico utilizada es demasiado pequeña como para fabricar una bomba atómica, informó el Washington Post el miércoles.
Expertos nucleares iraníes trabajan lentamente con pequeñas cantidades de uranio, y enriquecen el metal a un nivel tan bajo que no puede ser utilizado para fabricar armas nucleares, informó el periódico, que cita a funcionarios en Washington y Europa que monitorean las operaciones iraníes.
Inspectores de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) prevén divulgar este miércoles un exhaustivo informe sobre las actividades nucleares iraníes, indicaron funcionarios al Post.
Ver sitio web de la Agencia Internacional de la Energía Atómica
El jefe de la AIEA, Mohamed ElBaradei, debe entregar antes del 1 de septiembre al Consejo de Seguridad un informe en el que explicará si Irán ha cumplido con las exigencias que contiene la resolución 1696, adoptada en la ONU el 31 de julio.
Ver: Irán anunciará éxitos nucleares y rechaza el lenguaje de la fuerza
En dicha resolución, el Consejo de Seguridad pide básicamente que Irán suspenda todas sus actividades de enriquecimiento de uranio iniciadas en enero pasado.
En caso contrario, el Consejo de Seguridad expresa "su intención" de adoptar las "medidas apropiadas" en virtud del artículo 41 de la Carta de las Naciones Unidas que "no implica el uso de fuerzas armadas".
Irán ha ignorado el mandato del Consejo de Seguridad de la ONU que le exige suspender el enriquecimiento de uranio antes del jueves, por lo que se arriesga a que las grandes potencias lo sancionen, siempre y cuando logren antes ponerse de acuerdo.
El martes, el presidente Mahmud Ahmadinejad fue el último de una larga lista de responsables políticos iraníes en rechazar el plazo del 31 de agosto fijado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para que la República Islámica suspenda sus actividades nucleares.
"Creo que el momento de utilizar el instrumento del Consejo de Seguridad ya pasó y me parece poco probable que (las grandes potencias) quieran utilizarlo", afirmó Ahmadinejad en una conferencia de prensa.
Este mecanismo no es automático, pues la presión ejercida por ejemplo por Rusia haría que fuese necesaria su adopción por el Consejo de Seguridad.
Tanto Rusia como China se muestran reticentes a lanzarse a la ligera en esta dirección y prefieren el camino de la negociación para lograr que Irán se muestre razonable.