Internacionales

Florida aliviada recibe a tormenta Ernesto

* Aunque meteorólogos alertaban ayer que aún podía convertirse de nuevo en huracán

Florida (sureste) se prepara este martes para recibir a la tormenta tropical Ernesto, debilitada tras su paso por Cuba, aunque los meteorólogos alertaron que aún puede convertirse en huracán, en momentos en que el sur de Estados Unidos conmemora un año de la devastación de Katrina.
En la tarde de ayer la tormenta tropical Ernesto estaba 350 km al sur-sureste de Miami. Sus vientos sostenidos máximos eran de 72 km/h, bastante menos de los 120 km/h que necesita para ser huracán.
La tormenta perdió mucha fuerza en su pasaje por las zonas montañosas del este de Cuba, lo que llevó a los meteorólogos a revisar sus pronósticos anteriores de que volvería a la categoría de huracán llegando a Florida.
Los pronósticos del Centro Nacional de Huracanes (NHC) sugieren que la tormenta tropical golpeará la costa de Miami a última hora del martes o primeras horas del miércoles, y que unas horas después volverá hacia el Atlántico para luego caer sobre Carolina del Sur.
El NHC no fue concluyente respecto a la posibilidad de que la tormenta recupere la potencia que había alcanzado el domingo, cuando se transformó en el primer huracán de esta temporada en el Atlántico. “Hay algunas posibilidades de que se transforme en huracán antes de alcanzar Florida”, dijo Stacy Stewart, del NHC.
Inicialmente, los expertos temían que Ernesto alcanzaría Florida con la misma intensidad que el huracán Katrina, cuyos efectos destruyeron buena parte de Nueva Orleans y otras zonas de la costa estadounidense del Golfo de México y provocaron la muerte de más de 1,500 personas.
Este temor llevó al gobernador de Florida, Jeb Bush, a declarar el estado de emergencia, en tanto que se ordenó que los turistas abandonen los Cayos de Florida.
Además, las autoridades advirtieron que los residentes debían tomarse muy en serio las alertas meteorológicas, y que además tuvieran en cuenta el impredecible comportamiento de estos eventos climáticos.
Las escuelas de algunas zonas cerraron, y las estaciones de servicio se quedaron sin combustible debido a que la población corrió a llenar los tanques de sus coches.
Ernesto, que motivó la evacuación de unas 700,000 personas en las provincias del este de Cuba, abandonó territorio cubano la noche del lunes, luego de 10 horas de estar allí provocando fuertes lluvias y sin dejar víctimas mortales.
Ernesto se “fortaleció ligeramente con vientos máximos sostenidos de 75 km/h”, se mueve a 22 km/h, se internará en el Estrecho de la Florida durante este martes, trayecto en el que puede ganar algo más en organización e intensidad, dijo un boletín emitido a las 10H00 GMT de este martes por el Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología (Insmet) cubano.