Internacionales

Presidente iraní pide debatir con Bush

El Consejo de Seguridad de la ONU dio a Teherán hasta el 31 de agosto para suspender su programa de enriquecimiento de uranio, bajo advertencia de que en caso contrario el país enfrentará sanciones.

El presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, sugirió este martes discutir con George Bush "en un debate televisado y directo, sobre cuestiones del mundo y de la forma de salir de esas tensiones", poniendo como condición que dicho debate "no sea censurado, en especial para el público norteamericano".
La Casa Blanca calificó de inmediato esta oferta como un "intento de desviar la inquietud legítima que tienen no sólo Estados Unidos, sino la comunidad internacional ante el comportamiento de Irán, desde su apoyo al terrorismo a la voluntad de producir armas nucleares", según dijo un alto responsable estadounidense que pidió el anonimato.
De gual forma afirmó que es "poco probable" que el Consejo de Seguridad de la ONU adopte sanciones contra Irán al expirar el plazo dado para que suspenda su programa nuclear.
"Creo que el momento de utilizar el instrumento del Consejo de Seguridad ya pasó, y veo poco probable que (las grande potencias) quieran utilizarlo", dijo Ahmadinejad en su cuarta conferencia de prensa desde su elección en el verano de 2005.
Irán juzga que es demasiado tarde para que pueda forzársele a abandonar una tecnología que ahora afirma dominar.
Según el embajador británico ante la ONU, Emyr Jones Parry, el Consejo de Seguridad deberá examinar a mediados de septiembre el rechazo de Irán a suspender el enriquecimiento de uranio.
El presidente iraní no dio ninguna señal de que su país esté dispuesto a cambiar su postura en esta cuestión, aún bajo la amenaza de sanciones.
"La nación iraní no se someterá a la amenaza ni a la intimidación", dijo, advirtiendo que Irán "tomará las decisiones necesarias en proporción a las medidas" que adopte el Consejo de Seguridad.
Por otro lado estimó implícitamente que China y Rusia podrían oponerse a la adopción de sanciones por parte del Consejo de Seguridad.
Ahmadinejad dijo también que la República islámica había "dicho todo en su respuesta" del martes pasado a la oferta de las grandes potencias, que busca la suspensión de su enriquecimiento de uranio.
Las posibilidades de continuar las negociaciones sobre el tema fueron así disminuidas, mientras que el jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, buscaba organizar un nuevo encuentro con el negociador jefe sobre el tema nuclear iraní, Ali Larijani, según una fuente diplomática europea.
Por otro lado las autoridades francesas se mostraron dispuestas a reanudar el diálogo con Teherán sobre su programa nuclear.
"Las autoridades iraníes se dicen abiertas a un diálogo (...) Sin renunciar a la exigencia de suspender las actividades consideradas sensibles, Francia también está dispuesta a reanudar el diálogo", declaró el martes el ministro francés de Relaciones Exteriores, Philippe Douste-Blazy.
Ahmadinejad aseguró que Irán "busca relaciones con todos los países, salvo con el que nosotros consideramos ilegítimo e impuesto (Israel, ndlr), y Estados Unidos no es una excepción".
Por último, el presidente iraní se lanzó de nuevo contra Israel afirmando que su posición "sobre Oriente Medio es clara, queremos que la raíz de la tensión sea extirpada. Durante los últimos sesenta años, ¿cuál ha sido la raíz de las masacres, crímenes y conflictos?" dijo en referencia a la creación del Estado de Israel en 1948.