Internacionales

Calderón a un paso de la presidencia

* Trife se pronuncia sobre las 375 casillas impugnadas, pero aún se espera el cómputo final y la proclamación del nuevo presidente

El conservador Felipe Calderón dio este lunes un paso adicional hacia la presidencia de México tras un fallo del Tribunal Electoral que confirmó su liderazgo en las elecciones de julio pasado, impugnadas por su rival de izquierda Andrés Manuel López Obrador.
La victoria de Calderón parece difícilmente reversible después de que el Tribunal Electoral (Trife) redujese su ventaja sobre López Obrador en apenas unos 4,000 votos al pronunciarse sobre todas la impugnaciones presentadas.
El Trife, que aún debe dar a conocer el cómputo final y declarar al presidente electo, decidió este lunes sobre las 375 demandas, de las que 240 fueron presentadas por la coalición de izquierda “Por el bien de todos”, y anuló un número indeterminado de casillas, en las que había 237,736 sufragios.
De estos votos, 81,080 favorecían de Calderón, del conservador Partido Acción Nacional (PAN, gobierno), y 76,897 a la coalición que postuló a López Obrador.
De ese modo, Calderón mantendría sobre López Obrador una ventaja de 239.51 sufragios. En términos porcentuales, se ventaja pasaría de 0,58% a 0,57%, de acuerdo con las cifras dadas a conocer por el Trife.
A estos resultados se deben añadir las correcciones, en votos de más o de menos, que resulten del recuento de sufragios realizado en 9% de las poco más de 130,000 casillas, explicó a la AFP un vocero del órgano judicial.
“El resultado oficial y definitivo será dado a conocer en la etapa de cómputo final de la elección”, aclaró el Trife en el comunicado.
En una sesión que duró poco menos de cuatro horas, los siete magistrados del tribunal se pronunciaron de forma unánime sobre las 375 demandas contra la elección del 2 de julio, la mayoría perteneciente a la izquierda, que exigía en su principal recurso un recuento del 100% de los 41,7 millones de votos de la elección.
Inicialmente, en la sesión del Trife los magistrados se reservaron los números finales del cómputo de la elección y, sin mayores detalles, se ordenó cerrar los juicios improcedentes y hacer los ajustes en las casillas donde se habían cometido errores aritméticos o irregularidades graves.