Internacionales

Tormenta Ernesto impacta a Cuba

* Amenazaba anoche con recobrar fuerza de huracán al salir al mar en su ruta hacia el sur de Florida

La tormenta tropical Ernesto provocó la evacuación de unas 625.000 personas en el oriente de Cuba, donde, debilitada tras impactar contra las montañas, golpea con lluvias, pero amenaza con recobrar fuerza de huracán la noche del lunes al salir al mar en su ruta al sur de Florida.
Ernesto, que avanza con vientos de 65 km/h, penetró en territorio cubano la mañana de ayer lunes por Playa Cazonal, en el límite entre Santiago de Cuba y Guantánamo, precisó el jefe del Centro de Pronóstico del Instituto Cubano de Meteorología (IMC), José Rubiera.
“Por la interacción con las montañas no se ha desarrollado, pero por las condiciones de la atmósfera superior, del mar, puede convertirse nuevamente en huracán en 24 horas”, precisó el experto.
Ernesto, el primer huracán de la temporada que el domingo se degradó a tormenta tropical a su paso por Haití, podría retomar fuerza y tocar las costas de Florida entre la noche de hoy martes y la mañana de este miércoles.
“Si toma categoría de huracán será otra historia, porque las lluvias van a abarcar zonas de la costa norte de Cuba, podría haber marejadas fuertes, incluso la posibilidad de inundaciones costeras”, dijo Rubiera, al insistir en la vigilancia del fenómeno y las medidas de prevención.
Unas 270,000 personas fueron evacuadas en Granma, otras 200,000 en Holguín, 60,000 en Santiago de Cuba, 51,000 en Camagüey, 20,000 en Las Tunas y 15,000 en Guantánamo, todas en el oriente, y algunos cientos en provincias del centro de la isla.
El sistema anticiclones de Cuba, reconocido por su efectividad, estaba activado. El presidente Fidel Castro siempre ha estado en primera línea en las situaciones de emergencia por los ciclones, pero ahora convalece de una cirugía intestinal.
La Defensa Civil mantenía la fase de alarma en las provincias de Holguín, Las Tunas y Camagüey; pasó a fase de recuperación en Guantánamo, Santiago de Cuba y Granma, y de normalidad en Pinar del Río, La Habana, Ciudad de La Habana, Matanzas, Villa Clara, Cienfuegos, Sancti Spiritus y Ciego de Ávila.
La población puso a resguardo el ganado, apresuró la cosecha de tubérculos y se tomaban las medidas para garantizar cobertura médica y alimentaria.
El Instituto de la Aeronáutica Civil de Cuba canceló todos los vuelos nacionales; además quedaron suspendidos los viajes en tren y las flotas pesqueras fueron llamadas a puerto y aseguradas en la costa.
Según estimaciones oficiales, más de 1,7 millones de personas podrían ser trasladadas a albergues o desplazadas a casas de amigos y familiares, en zonas más seguras.
De acuerdo con reportes locales, Ernesto cobró su primera víctima en Haití, donde provocó inundaciones y destruyó al menos 13 casas en la isla de Gonave. En República Dominicana causó lluvias intensas.
Según proyecciones del Centro Nacional de Huracanes de Miami (CNH), tras atravesar Cuba, Ernesto no se dirigiría al Golfo de México como se preveía inicialmente.
La ciudad de Nueva Orleans y otras aledañas en la costa del Golfo de México, devastadas por el huracán Katrina, que dejó 1,500 muertos y centenares de miles de personas sin hogar, no serían afectadas.
Pero en Estados Unidos las autoridades de Florida (sur) decretaron el estado de emergencia ante la amenaza ciclónica y comenzaron a evacuar los cayos del sur.
De acuerdo con los pronósticos del CNH, Ernesto podría llegar a Florida convertido en un huracán de categoría 3, con vientos de 209 km/h. El gobernador Jeb Bush ordenó el estado de emergencia ante lo que podría ser “una gran catástrofe”.
La NASA canceló este lunes el lanzamiento del transbordador Atlantis previsto para hoy martes, ante la amenaza de la tormenta tropical, que según un portavoz impediría realizarlo esta semana.
Cuba sufrió el pasado año cinco ciclones, dos en forma directa y tres indirectamente. En 2005 el gran golpe lo propinó en julio el huracán Dennis, que afectó a 10 provincias, dejó 16 muertos y daños por 1,400 millones de dólares; en tanto que Wilma provocó en octubre inundaciones históricas en La Habana.