Internacionales

Natascha Kampusch: “él fue parte de mi vida” (vea video)

La joven que pasó ocho años secuestrada en Austria dio hoy sus primeras declaraciones a la prensa en una carta leída por su siquiatra, en la que pide respeto a los medios de comunicación y asegura que está en duelo por la muerte de su secuestrador.

La joven austríaca Natascha Kampusch, quien pasó ocho años secuestrada en un sótano de Viena, dio a conocer hoy sus primeras declaraciones a la prensa, en una carta leída por su siquiatra y en la que afirma que su captor, Wolfgang Priklopil, era “parte de mi vida y es por eso que de cierta manera yo estoy en duelo por él”.
Natasha reapareció el miércoles pasado en un jardín de una casa cerca de Viena, la capital austriaca, después de ser arrojada desde un vehículo, cuyo conductor huyó. La joven fue mantenida encerrada en un sótano de una casa en la localidad de Strasshof, en las afueras de Viena. Natasha fue secuestrada en marzo de 1998, con entonces 10 años de edad, cuando iba de camino a la escuela.
Horas después de haber aparecido, su secuestrador, Wolfgang Priklopil, se suicidó lanzando a las vías del tren en las afueras de la capital austriaca.
“No fue mi amo, aunque quería serlo. Yo era tan fuerte como él. Hablando simbólicamente, me llevaba en volandas y al mismo tiempo me pisoteaba. No hay motivo para estar de luto. A mi juicio, su muerte no habría sido necesaria”, afirma la joven en una misiva leída hoy en rueda de prensa en Viena por el psiquiatra Max Friedrich.
Este último pidió a los medios de comunicación que no hostiguen a Natascha Kampusch, de 18 años. "Ella está muy traumatizada, fue víctima de un crimen grave", afirmó.
Natasha dijo que ella misma decidirá cuándo hablará con la prensa y pidió a la opinión pública tiempo para poder contar su historia, algo que dijo querer hacer ella misma.
“Soy muy consciente de la fuerte impresión que debieron tener ustedes los últimos días", dice Natascha, a la vez que apela a los medios de prensa a tener paciencia y advierte de que no dará a conocer detalles de su vida íntima con su secuestrador.
En las palabras leídas por Friedrich, quien ha obtenido el poder para dirigirse en su nombre a la prensa, la joven muestra comprensión por "el shock y el miedo" que despierta en la opinión pública el saber sobre sus ocho años de cautiverio. Natascha dice que entiende que todo ello despierte "cierta curiosidad", pero advierte de que vigilará lo que se publique sobre ella.
"Todos quieren hacer preguntas íntimas, pero a nadie le incumbe", asegura Natascha, quien adelanta que quizás un día hable de esas intimidades con una terapeuta, o quizás nunca lo hable con nadie.
Los padres divorciados de la joven austríaca son sometidos a fuertes presiones por los medios de comunicación, que proponen grandes sumas para contar su historia en forma exclusiva. El periodista austríaco Christoph Feurstein dijo en televisión el domingo que ya ofrecieron 50 mil euros (64 mil dólares) a Natascha Kampusch por los derechos para publicar un libro con su historia y 10 mil euros por una entrevista televisada.
“No cabe duda de que mi juventud fue diferente de la de muchos otros, pero en principio no creo haber perdido gran cosa”, dijo la joven. “Me he convertido en una joven dama, interesada en la cultura y (consciente) de las necesidades humanas”, afirma ella, según su comunicado.
Entre lecturas y trabajos domésticos
La joven contó en su misiva, que sus días pasaban en la casa de captor entre “lecturas, trabajos domésticos, mirar televisión, hablar, cocinar. Fue así durante años, todo acompañado por la angustia debida a la soledad”.

** Video muestra a peritos de la policia de Austría mientras recorren el lugar donde estuvo secuestrada durante 8 años la joven Natascha Kampusch.

Ella confirmó la versión de su fuga el miércoles pasado. Priklopil le ordenó que pasara la aspiradora en un automóvil en el jardín. Cuando él se alejó a causa del ruido, ella aprovechó para escapar dejando la aspiradora encendida para cubrir su evasión. "Fue mi oportunidad", dijo. "No lloré después de mi fuga, no había motivos para estar triste", precisó.
Bernhard Lang, un portavoz policial, dijo que los investigadores estudian la posibilidad de que Priklopil haya podido cavar otros cuartos bajo su casa, además de la habitación insonorizada en la cual a menudo Natascha estaba encerrada. Natascha tuvo acceso en algunos momentos a los pisos de la casa, que tenía dispositivos de "seguridad para evitar que ella escapase", precisó este policía, según el cual los vecinos no observaron nada.
Hasta ahora, los investigadores se mostraron prudentes sobre la cuestión de posibles relaciones sexuales entre Natascha Kampusch y Wolfgang Priklopil, sugiriendo que ella había consentido.
"Déjenme sola por ahora (...). Déjenme tiempo para poder contar personalmente" lo que sucedió, concluyó la joven en este texto, que según el profesor Friedrich fue firmado por ella.