Internacionales

Presunto asesino de niña arrestado en EU

* En el vuelo de regreso, bajo custodia, tomaba champaña, cerveza y fue seguido por los guardias cada vez que fue al baño

LOS ÁNGELES / AFP -John Mark Karr, el presunto asesino de la niña JonBenet Ramsey en 1996, vivió este lunes su primer día tras las rejas en Los Ángeles, donde permanecerá detenido unos dos días hasta ser llevado a Colorado (noroeste), lugar del misterioso crimen que apasionó a medios estadounidenses.
El avión en que venía Karr, de 41 años, un maestro estadounidense que llevaba varios años fuera de su país, aterrizó en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles a las 09:30 horas locales de este lunes tras 15 horas en un vuelo comercial de Thai Airways, donde viajó en clase ejecutiva custodiado por tres oficiales.
“Tomaba champaña, cerveza y fue seguido por los guardias cada vez que fue al baño”, indicó un pasajero, Dan Shieff, la noche del domingo en el aeropuerto de Los Ángeles, desde donde fue llevado en helicóptero a una prisión conocida como “Torres Gemelas”, explicó a la AFP el oficial Michael López.
“Está en una celda de alta seguridad y quizá sea separado de otros reclusos y vigilado cada 15 minutos”, precisó el agente de la Policía de Los Ángeles, refiriéndose al maestro, padre de tres hijos, que el jueves pasado en Bangkok dijo que estaba con la niña JonBenet el día de su muerte en 1996.
JonBenet, una graciosa rubia de seis años, ganadora de varios concursos de belleza infantil e hija única de una familia de clase alta de Boulder (Colorado), fue encontrada muerta, golpeada y estrangulada en el subsuelo de la casa familiar al día siguiente de la Navidad de 1996.
“John Mark Karr comparecerá hoy martes en la mañana ante una Corte en Los Ángeles”, dijo a la AFP Jane Robinson, la fiscal de distrito encargada del caso y quien se negó a mencionar cuándo será llevado a Colorado, pues depende de si el sospechoso acepta o no la “extradición” a otro estado.
En esta primera audiencia en Los Ángeles, Karr como sospechoso tendrá el derecho de oponerse o aceptar ser llevado a Colorado, lo cual determinará el tiempo de su estadía en California, explicaron fuentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE).
La Policía tailandesa informó que Karr confesó haber matado a la niña en forma no intencional en Colorado (noroeste), y que les dijo que estaba “enamorado” de ella.
Pero tras su testimonio desde Bangkok, su ex esposa, Lara Karr, indicó la semana pasada a un canal de San Francisco que el maestro estaba con ella y sus tres hijos en el otro rincón del país el día del misterioso crimen, en Alabama (sureste).
Poco antes de su partida de Tailandia, aparecieron versiones de prensa indicando que el sospechoso había consultado clínicas para hacerse una operación de cambio de sexo.
“Fue nuestro paciente. Vino numerosas veces. Pero no podemos entregar detalles sobre su tratamiento porque estamos éticamente limitados a mantener esas cosas en privado”, dijo un funcionario de la Clínica Pratunam.
El domingo, Karr voló sin esposas. “Fue un poco extraño viajar con alguien como este señor. Estuvo risueño, relajado y muy, muy tranquilo. Tomó champaña, cerveza”, indicó sorprendido Shieff, un banquero de 32 años que viajó en la misma clase ejecutiva, precisando que fue vigilado todas las veces que fue al baño.
Antes del vuelo “estaba muy tranquilo y no tenía miedo. Dijo que estaba preparado para volver” a Estados Unidos, declaró el jefe de la Policía de Inmigración tailandesa, el general Suwat Thamrongsrisakul.
El maestro había sido capturado por la Policía tailandesa en virtud de una orden de arresto emitida el sábado por las autoridades de Colorado por asesinato, secuestro y agresión sexual a un menor.
Las declaraciones de Karr hasta ahora no han sido convincentes para la gran mayoría de los analistas que aparecieron estos tres últimos días estudiando el caso en los medios locales.