Internacionales

John Karr a Los Ángeles


La llegada del estadounidense John Karr deportado de Tailandia, país donde confesó haber asesinado a la niña JonBenet Ramsey en 1996, en medio de declaraciones contradictorias, ha generado gran expectativa en EU.
El testimonio de Karr es aguardado con ansiedad, mientras una nube de periodistas de EU y otras latitudes le aguardan en Los Ángeles (California), adonde arribará en torno a las 20.00 horas (03.00 GMT del lunes).
Karr fue deportado ayer domingo por el gobierno de Bangkok en un vuelo directo a la ciudad californiana de la aerolínea tailandesa Thai Airways, escoltado por tres policías estadounidenses, según fuentes oficiales.
El docente es el principal sospechoso en el misterioso asesinato de la reina de belleza JonBenet, de seis años, en Boulder (Colorado) el 26 de diciembre de 1996.
Karr se declaró responsable del homicidio en una rueda de prensa en Bangkok, pero sus afirmaciones no encajan con la realidad, en opinión de juristas cercanos al caso.
El esclarecimiento de la muerte de la niña ha sido durante diez años un quebradero de cabeza para una gama de policías y otros investigadores expertos en pesquisas de los más misteriosos homicidios.
La intriga se ha acentuado, ya que el testimonio de Karr contiene una serie de contradicciones que añaden confusión a este afamado caso, en el que incluso los padres de la niña fueron interrogados en varias ocasiones, aunque según los detectives no eran considerados sospechosos.
El profesor, de 41 años, fue detenido esta semana en Bangkok, donde había buscado empleo como maestro de escuela primaria.
En los interrogatorios afirmó que estuvo presente cuando la víctima sufrió estrangulamiento y fracturas de cráneo en el sótano de la lujosa mansión de quince habitaciones de los padres de la niña en Boulder.
La fiscal de distrito en Boulder, Mary Lacy, encargada del caso, dijo, sin embargo, que “se presume que Karr es inocente y no se han formulado cargos judiciales en su contra”.
Lacy advirtió que “aún queda mucho trabajo por hacer en este caso”, que ha conmovido a los estadounidenses.
De momento no se ha informado sobre si el presunto implicado comparecerá esta semana ante un juez de Boulder, o si será mantenido por unos días en una cárcel de Los Ángeles a la espera de diligencias judiciales previas.
Las investigaciones han podido determinar que el día de los hechos, un día después de las navidades de 1996, Patsy Ramsey --madre de la menor, que falleció en junio pasado de cáncer de ovarios-- llamó al teléfono de urgencias 911 de la Policía de Boulder para denunciar el secuestro de JonBenet.
Cuando los policías llegaron a la mansión de los Ramsey, se les entregó una nota anónima que presuntamente había sido dejada en las escaleras de la casa, y en la que se aseguraba que el presunto secuestrador tenía en su poder a la menor, a quien su padre encontró sin vida ese mismo día en el sótano de la vivienda.
En 2003, las pesquisas del caso quedaron prácticamente estancadas después de que los Ramsey se mudaran al estado de Georgia.
En 2004 se practicaron pruebas de ácido desoxirribonucleico (DNA) en la ropa interior de JonBenet, así como en restos de piel que se encontraron en las uñas de las manos de la niña, y se compararon con las muestras de delincuentes sexuales recabadas en un banco nacional de datos, sin que se hallaran pistas.
Durante los diez años de investigaciones del caso nunca se llevó a cabo ningún arresto hasta que, por sorpresa, la Policía de Tailandia anunció la detención de Karr.
La ex esposa de Karr, Lara, declaró a un canal de televisión en California que John estaba en Alabama con ella en el momento del homicidio, y que no cree que su ex esposo haya estado involucrado en el crimen de JonBenet.
Desde la detención de Karr en un distrito de Bangkok --donde abundan los salones de masajes y es lugar de destino del turismo sexual-- han surgido testimonios de familiares y conocidos que lo describen como un hombre fascinado por los crímenes contra menores de edad.