Internacionales

Muere siamesa guatemalteca

* Hermanas fueron separadas exitosamente, pero una murió horas después de la operación

Una de las siamesas guatemaltecas murió este miércoles cinco horas después de una delicada intervención quirúrgica a la que fue sometida para separarla de su hermana, con quien estaba unida por el abdomen, informó a la AFP una fuente médica.
El deceso de Ángela Corina se dio después de sufrir tres paros cardíacos debido a una enfermedad del corazón, detalló uno de los galenos que participó en la operación.
El equipo médico anunció que, por sus problemas cardíacos, Ángela Corina no tenía posibilidades de sobrevivir, pues su corazón no se desarrolló totalmente, mientras que a su hermana Ángela Leticia, los profesionales de la medicina sólo le dan un 31 por ciento de posibilidades de vida.
Los médicos habían logrado separar exitosamente a las dos niñas unidas por el abdomen y cada una fue colocada en su propia cuna. Sin embargo, una de ellas había sufrido dos paros cardíacos y se advirtió que un tercero le causaría la muerte.
Las gemelas, habían nacido el pasado 23 de junio en el hospital departamental de Solola, 193 km al oeste de Ciudad de Guatemala. Después de la operación, que duró unas 12 horas, las niñas fueron trasladadas en camas independientes, pero la salud de Ángela Corina deterioró considerablemente debido a que padecía un defecto cardiaco previo a la intervención, dijo el médico Mario Herrera.
En rueda de prensa cuando dio a conocer el avance de la operación, el profesional expresó su temor ante la posibilidad de que la gemela no podría sobrevivir, precisamente por la anomalía cardiaca. “Podría tener un desenlace que no quisiéramos”, dijo. Las gemelas habían sido remitidas al ala de cuidados intensivos de pediatría del Hospital Roosevelt, ubicado en la periferia sur de la capital guatemalteca.
La separación de estas niñas es la segunda que se realiza en un hospital guatemalteco. El antecedente en 1985 tuvo un saldo trágico pues las gemelas, unidas por el tórax, no sobrevivieron.
En 2001 nacieron en Guatemala otras gemelas unidas por la cabeza, quienes fueron separadas un año más tarde en Estados Unidos y su recuperación ha sido lenta pero aceptable, según los médicos.