Internacionales

Activistas piden menos estrellas y más acción

"Esta conferencia ha sido más una reunión de Hollywood para filántropos y estrellas que para la gente que vive con el sida", dijo Sipho Mthathi, responsable de la Campaña por Acción en el Tratamiento de Suráfrica, el cual abandonó ayer el estrado que compartía con científicos y otros activistas en protesta por acciones que consideran frivolizan la más importante reunión mundial sobre el sida.

A pesar del aumento de personas tratadas contra la infección del sida en los países en desarrollo, especialmente en Africa, así como del optimismo de los científicos, los activistas pintan un panorama más sombrío.
"Yo no me mostraría tan optimista, no estaría dando palmadas en la espalda a nadie", señaló hoy a Efe la doctora alemana Myrto Schaefer, especialista en tratamiento pediátrico de la organización Médicos Sin Fronteras (MSF), durante la XVI Conferencia Internacional sobre el Sida en Toronto.

Enlaces relacionados
-Participe: ¿Utiliza condones durante sus relaciones sexuales?

Ayer, el doctor Kevin de Cock, director de VIH de la Organización Mundial de la Salud (OMS), reveló que alrededor 1 millón de personas en el Africa subsahariana (la región del mundo más afectada por la epidemia) reciben tratamiento antirretroviral para combatir el sida.
Las siglas VIH corresponden al virus de la inmunodeficiencia humana, causante del sida.

Ver: ¿Qué es el VIH?

Según De Cock, esta cifra significa que en los pasados tres años el número de personas en la región que recibe tratamiento se ha multiplicado por diez.
Ante el aparente triunfalismo de algunos de los presentes en la cumbre de Toronto, Schaefer (especializada en el tratamiento de niños con sida en Africa y Asia) dijo que "parece que alguna gente está obsesionada con presentar números y están olvidando otros aspectos, como calidad".
Schaefer no es la única que expresa frustración por algunos aspectos de lo que sucede en Toronto, donde cerca de 30.000 personas asisten a la mayor reunión internacional sobre el sida.
Hoy, otro activista, el principal investigador surafricano contra el sida, Mark Heywood, también criticó la falta de liderazgo y la complacencia que parece dominar la lucha contra el sida.
Heywood puso como ejemplo el caso de Suráfrica, país en el que dijo, los gobernantes no han puesto en marcha medidas contundentes para detener la expansión del VIH y avisó que lo mismo puede suceder en China, donde para el 2010 se podrían producir 10 millones de nuevas infecciones al año.
"Cuando un número tal de gente está muriendo ante la falta de liderazgo y negación, el mundo tiene que reaccionar", afirmó Heywood.
Ayer, el activista surafricano Gregg Gonsalves, de la Alianza del Sida y Derechos en Africa Meridional, atacó el optimismo expresado por Peter Piot, director ejecutivo del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre VHI-Sida (UNAIDS), quien este año afirmó que "el 2005 ha sido el año menos malo en la historia de la epidemia".
Durante la sesión plenaria del jueves, Gonsalves afirmó que, a pesar de lo dicho por Piot y otros asistentes a la conferencia, "estamos perdiendo la lucha contra esta enfermedad".
Gonsalves recalcó que en el 2005, "el año menos malo" de Piot, se produjeron 5 millones de nuevas infecciones y 3 millones de muertos, entre ellos medio millón de niños.
Los activistas también han criticado que la cumbre contra el sida de Toronto ha sido secuestrada por "Hollywood" con la excesiva atención que se ha dado a la presencia de "estrellas" como el matrimonio Gates, el ex presidente estadounidense Bill Clinton y el actor Richard Gere.
Sipho Mthathi, responsable de la Campaña por Acción en el Tratamiento de Suráfrica, abandonó ayer junto a Gonsalves el estrado que compartía con científicos y otros activistas en protesta por acciones que consideran frivolizan la más importante reunión mundial sobre el sida.
"Esta conferencia ha sido más una reunión de Hollywood para filántropos y estrellas que para la gente que vive con el sida. Nos gustaría que la Sociedad Internacional del Sida reconociese que estamos bastante apenados. ¿Es que el dinero y ser un antiguo presidente te otorga hoy en día voz y voto?", dijo Mthathi.
Heywood también se refirió a la disparidad entre lo que está pasando en Toronto y la realidad del sida.
"Detrás de nosotros hay 40 millones de personas (con sida) que no pueden venir y quedarse en lujosos hoteles y caminar por las calles de Toronto. Tenemos una responsabilidad con ellos", afirmó.