Internacionales

Los vuelos comerciales vuelven a Beirut

La calma regresa poco a poco a la capital libanesa, después de más de un mes de asedio israelí.

El primer signo de que las cosas han cambiado desde la tregua y de que el optimismo crece entre la población es que las joyerías de la calle Hamra, el corazón de Beirut, cerradas a cal y canto durante el conflicto, han vuelto a abrir sus puertas y a mostrar el género en su hasta ahora desiertos escaparates.
Pero el símbolo más llamativo de la voluntad de Líbano de recuperarse del desastre que ha padecido durante el último mes es que tres vuelos comerciales, fundamentalmente con ayuda humanitaria, aterrizaron hoy en el aeropuerto de Beirut, uno de los primeros objetivos bombardeados por Israel al inicio del conflicto, aunque sólo alcanzó las pistas.
El primero fue un aparato de la compañía nacional libanesa Middle East Airlines, el segundo de Royal Jordanian, procedente de Ammán, y el tercero un vuelo de la filial de British Airways BMED, que tiene intención de retomar los vuelos entre Beirut y Londres la semana que viene.
Sin embargo, y pese a las reiteradas peticiones de la comunidad internacional, Israel sigue sometiendo a Líbano a un bloqueo aéreo y marítimo cuatro días después del inicio de la tregua. Los aviones tuvieron que pedir permiso a las autoridades israelíes.
En tierra, las cosas también están cambiando. El Ejército va rellenando poco a poco cráteres, despejando carreteras e improvisando puentes. La autopista Beirut-Damasco ya está más o menos practicable, con algunos desvíos. Un trayecto que antes se hacía por el norte en al menos seis horas (y a precios disparatados) ahora es más barato y rápido (unas dos horas y media).
© EL PAIS, SL. Todos los derechos reservados.