Internacionales

Africa subsahariana: 1 millón enfermos de sida en tratamiento

Aunque Africa subsahariana tiene el mayor número de personas tratadas y el segundo índice más alto de cobertura, esa región también es la que concentra el 70 por ciento de las necesidades de tratamiento no atendidas a nivel mundial.

El número de enfermos de sida tratados con medicamentos antirretrovirales en Africa subsahariana ha superado por primera vez el millón, lo que representa diez veces más personas que a fines de 2003, reveló hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS).
- Ver: ¿Qué es la Organización Mundial de la Salud?
Con ocasión de la Conferencia Internacional sobre el Sida, que se celebra en Toronto (Canadá), la organización con sede en Ginebra informó de que, en total, poco más de 1,6 millones de personas reciben ese tipo de tratamiento en el conjunto de países de ingresos medios y bajos.
"Ello representa un aumento del 24 por ciento respecto a los 1,3 millones de enfermos que tenían acceso a los antirretrovirales en diciembre de 2005, y una cuadruplicación frente a dos años antes, cuando había 400.000 beneficiarios" en esos países, indicó la OMS en un comunicado.
Según esa agencia sanitaria, el 95 por ciento de las personas infectadas con el virus de inmunodeficiencia adquirida (VIH), causante del sida, viven en el mundo en desarrollo.
Por ello, "pese al considerable aumento del acceso al tratamiento en varias regiones del mundo", la OMS recalcó: "queda mucho por hacer para acercarse a la meta de lograr acceso universal a programas de prevención, tratamiento y atención de la infección en 2010".
Sobre las tareas pendientes, el director del Programa sobre el Sida de la OMS, Kevin de Cock dijo que, a pesar de los avances alcanzados, sólo se trata "a la cuarta parte de los necesitados en los países de ingresos medios y bajos".
Así, de los 38,6 millones de personas que viven con el VIH en el mundo, alrededor de 6,8 millones necesitan de inmediato tratamiento antirretroviral en esos países, precisó.
Si se hace un desglose por regiones en desarrollo se observan grandes diferencias entre ellas, con un 13 por ciento de cobertura en Europea oriental y Asia central y apenas el 5 por ciento en el norte de Africa, mientras que la tasa se eleva al 75 por ciento en América Latina, según los datos de la OMS.
Consultado por Efe, el experto del organismo Iqbal Nandra explicó que la alta cobertura en la región latinoamericana se debe principalmente a una mejor infraestructura sanitaria y a los buenos resultados que ha conseguido Brasil en la lucha contra el sida.
Ello responde, en buena parte, a la capacidad que tiene el gigante suramericano de producir sus propios antirretrovirales genéricos, así como a la activa intervención de las autoridades para detener la propagación de la enfermedad, sostuvo.
En su actualización de datos sobre el sida, la OMS señaló también que no ha encontrado "indicios de discriminación sistemática contra las mujeres en lo referido al acceso al tratamiento", aunque admitió que en otros ámbitos sí existen claras desigualdades.
La más grave es la que afecta a los niños y adolescentes con sida que requieren ser tratados.
Se calcula que ellos suman 800.000 en todo el mundo, aunque sólo entre 60.000 y 100.000 reciben los fármacos necesarios, lo que explica que "una de cada siete personas que mueren de una enfermedad relacionada al VIH tengan menos de 15 años".
Ello obedece -indicó la OMS- a la debilidad de los programas de prevención de la transmisión materno-infantil y a la infección de mujeres muy jóvenes.
De acuerdo a la agencia sanitaria de la ONU, sólo el 6 por ciento de las embarazadas portadoras del virus se benefician de una profilaxis antirretroviral para evitar la trasmisión al recién nacido durante el parto, un problema que en los países ricos prácticamente se ha eliminado.
Todo esos factores explican que "el índice de mortalidad al cabo de un año de tratamiento sea 3,5 veces mayor entre los infectados de VIH en países pobres, en comparación con los ciudadanos europeos y norteamericanos", señaló la OMS, que consideró esta situación "inaceptable".