Internacionales

Segundo día de cese al fuego en Líbano

* ONU espera enviar al menos tres mil cascos azules en 15 días al Líbano

El cese de hostilidades entre Israel y Hezbolá entró este martes en su segundo día sin conflictos mayores, aún cuando el partido chiíta proclamó su rechazo a un desarme inmediato, y el Estado hebreo su voluntad de perseguir a los milicianos “en todo momento y lugar”.
El mayor incidente se produjo en el sector de Rajmin, donde al menos tres combatientes de Hezbolá murieron por disparos del ejército israelí. “Cuatro hombres armados se acercaron a nuestras fuerzas. Representaban una amenaza. En situación de legítima defensa los soldados dispararon, y al menos tres de ellos murieron”, indicó un portavoz del ejército.
Sobre el terreno, la tregua parece todavía frágil. Una decena de cohetes fueron disparados cerca de posiciones ocupadas por el ejército israelí en el sur del Líbano en la madrugada del martes sin provocar víctimas ni daños, según una portavoz del ejército, que precisó que éste no replicó.
Asimismo, un importante religioso iraní, Ahmad Jatami, advirtió que Tel Aviv será “blanco de misiles iraníes” si Estados Unidos e Israel atacan a la República Islámica, después de que el presidente norteamericano, George W. Bush, acusara a Hezbolá y a sus principales apoyos extranjeros, Irán y Siria, de ser responsables de la guerra en Líbano.
Tras 34 días de una guerra devastadora, los combates terminaron el lunes a las 08 horas locales, en virtud de un acuerdo negociado por la ONU con Israel y Líbano después de la adopción de la resolución 1701 del Consejo de Seguridad sobre un cese de las hostilidades. El alto al fuego provocó que miles de libaneses se echaran a la carretera para volver a sus casas, provocando serias retenciones en las carreteras, en especial desde Beirut al sur y al puerto de Tiro.
Al este, caravanas de vehículos que volvían de Siria pasaban por la frontera con Líbano. En Israel, los habitantes de la zona fronteriza tenían aún por consigna permanecer refugiados.
Por otra parte, Israel anunció que mantenía el bloqueo aéreo y marítimo de Líbano hasta que se instale un mecanismo que controle la entrada ilegal de armas. Israel insiste en que el despliegue libanés sea “inmediato”, para asegurar que Hezbolá no vuelva a tomar posiciones en el sur del Líbano.
Al respecto, el jefe del Estado Mayor israelí, Dan Halutz, estimó que el traspaso del terreno controlado por el ejército de su país en el sur de Líbano al ejército libanés durará “entre una semana y diez días”.
“Los principios (del acuerdo del cese de los combates) comenzaron a concretarse hoy (martes). Esto significa el traspaso del control del terreno a los cascos azules de la Finul, y después de la Finul al ejército libanés”, declaró Halutz a la radio militar en referencia a la Fuerza Interina de la ONU en Líbano.