Internacionales

Bush insiste en amenaza terrorista

* Durante elecciones legislativas de noviembre, la seguridad se perfila como uno de los temas principales de la campaña

El presidente George W. Bush reafirmó ayer martes a los estadounidenses su compromiso “solemne” con el combate del terrorismo, una semana después de denunciarse un complot para derribar aviones norteamericanos de pasajeros y tres meses antes de las elecciones legislativas.
Los estadounidenses renuevan su Congreso el 7 de noviembre, y la seguridad se perfila como uno de los temas principales de la campaña.
Sin embargo, la Casa Blanca aseguró que todas las reuniones de trabajo de Bush esta semana, entre ellas la del martes en el Centro Nacional de Contraterrorismo en McLean (Virginia, cerca de Washington), no difieren de las que el primer mandatario tiene cada año en esta época.
“Nuestro deber más solemne, en el gobierno federal, es proteger al pueblo estadounidense, y quiero garantizar al pueblo estadounidense que haremos todo lo que está en nuestro poder para protegerlo”, dijo Bush, quien dijo haber ido a McLean a “escuchar, aprender, ver las reformas en marcha”, y a agradecer a los protagonistas de la lucha antiterrorista.
“Estados Unidos está más seguro que antes, pero no está completamente seguro aún”, dijo Bush, flanqueado por el número uno de Inteligencia Nacional, John Negroponte, del jefe de la CIA Michael Hayden y de la consejera de Seguridad Interior, Fran Townsend, a menos de un mes del aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2001.
Bush se refirió también al plan de ataques terroristas contra aviones estadounidenses como una muestra del “desafío” que enfrenta el país, “no sólo esta semana, sino este año y en los próximos años, porque Estados Unidos está en guerra” contra los extremistas.
La noticia del desmantelamiento por parte de la Policía británica de un plan de ataques contra aviones con destino a Estados Unidos cayó en el momento justo para la administración y para el oficialista Partido Republicano.
Impacientes por los comicios de noviembre, los republicanos consideran que la seguridad es su mejor argumento electoral.
Según un reciente sondeo para la cadena CBS, los estadounidenses confían más en los republicanos (42%) que en los demócratas (34%) para tomar buenas decisiones contra el terrorismo.
La Casa Blanca y el Partido Republicano aprovecharon las detenciones de la semana pasada en Gran Bretaña para contrarrestar el argumento demócrata que denuncia el fracaso de Estados Unidos en Irak.
En ese sentido, volvieron a insistir en que el compromiso militar en Irak, controvertido por una mayoría creciente de estadounidenses, forma parte de una “guerra global contra el terrorismo”.
Bush calificó el lunes a Líbano como uno de los “frentes” en los cuales los terroristas, de Hezbolá, Hamas o Al-Qaida, intentan frustrar “la prioridad de la libertad” que tiene su administración.