Internacionales

Tensa tregua en Líbano

Naciones Unidas afirmó que la situación en Líbano es “muy frágil” y que lograr la estabilidad con el apoyo de las fuerzas de la ONU tardará al menos un año.

Líbano amaneció hoy bajo las promesas de un alto el fuego entre el Ejército Israelí y el movimiento radical chií Hezbolá, mientras que se anunciaba que las fuerzas armadas libanesas, con el respaldo de los cascos azules de la ONU, empezará a desplegarse a finales de semana en el sur del país tras el cese de hostilidades.
El envío de 15.000 soldados libaneses al sur y de otros tantos de una fuerza internacional responde a una de las exigencias principales de la resolución 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU adoptada el viernes para poner fin a un mes de conflicto.
Un responsable del ejército libanés dijo este martes que "aún no hay fecha concreta para el despliegue, pero debería llevarse a cabo en los próximos días". "Se prevé que el despliegue permita extender la autoridad del Estado en todo el territorio libanés", conforme a la resolución de la ONU, precisó.
El lunes, el ministro libanés de Defensa, Elias Murr, declaró que el despliegue tendrá lugar en los cinco o seis próximos días, "en un primer momento (al norte d)el río Litani, y después la fuerza internacional se movilizará entre el ejército libanés y el israelí", es decir, hasta la frontera con Israel.
El río Litani transcurre paralelo a la frontera líbano-israelí a una distancia que varía entre 5 y 30 km. Hace décadas que el ejército libanés no tiene autoridad entre el río Litani y la frontera con Israel, ya que la zona está controlada por los milicianos del partido chiita Hezbolá.
"El ejército israelí se retirará (...) y los cascos azules entrarán en la zona para confirmar la retirada total de las fuerzas israelíes", explicó el ministro. "Después de esto, las unidades del ejército libanés empezarán a desplegarse en la zona fronteriza", añadió.
La situación en el sur de Líbano "va a ser muy frágil" durante "bastante tiempo", advirtió el comandante de la Fuerza Interina de la ONU en Líbano (FINUL), el general Alain Pellegrini, al diario francés Le Monde. Estimó que se necesitaría "un año" para que los efectivos de la FINUL alcancen los 15.000 soldados, según la resolución de la ONU.
Continúa retirada
El ejército israelí continuaba este martes la retirada de sus tropas del sur de Líbano, 24 horas después del cese de los combates con el movimiento chiita Hezbolá, indicó un portavoz militar. El líder del Hezbolá, Hassan Nasralá, dio su acuerdo al despliegue del ejército en esta región de mayoría chiita, donde su partido es la fuerza dominante, aunque expresó dudas sobre la capacidad del ejército de "luchar si Israel impone la guerra a Líbano".
El ejército de Hezbolá --única milicia que no abandonó las armas cuando terminó la guerra de Líbano (1975-90) en nombre de la lucha contra la ocupación israelí-- centraba un amplio debate en su país cuando estalló el conflicto con Israel, el 12 de julio. Esta cuestión explosiva llevó al ministro libanés de Defensa, Elias Murr, a declarar el lunes que el ejército no desarmará a Hezbolá, pero espera que los combatientes de este movimiento se retiren del sur cuando se desplieguen las tropas.
El Hezbolá "mostrará un máximo de cooperación y una vez que el ejército se despliegue, no quedarán armas ni presencia armada en la región, a excepción del ejército (libanés) y los cascos azules", aseguró.