Internacionales

Inglaterra perpleja ante apariencia de detenidos


T Empleados modelo, padres de familia y pacíficos vecinos, pero fueron detenidos por la Policía sospechosos de planear la explosión de aviones
LONDRES /AFP

La prensa británica describía este sábado con perplejidad a los 23 “hombres normales”, empleados modelo, padres de familia y pacíficos vecinos detenidos por la Policía por ser sospechosos de planear la explosión de aviones con destino a Estados Unidos.
De edad comprendida entre los 17 y los 35 años, originarios del sudeste asiático pero nacidos en Gran Bretaña, la mayoría están casados, integrados económicamente en la sociedad británica y no tienen antecedentes delictivos ni posturas extremistas conocidas.
En Walthamstow (este de Londres), donde la Policía llevó a cabo parte de las detenciones del jueves, los sospechosos vivían en un radio de 500 metros, en medio de tiendas de comestibles, librerías musulmanas y agencias de viaje especializadas en destinos asiáticos, y rezaban en la misma mezquita de Queen’s Road.
Descrito como un “típico hombre británico”, “apreciado y serio”, Waheed Zaman, estudiante de ciencias biomédicas de 22 años, era un aficionado del club de fútbol Liverpool, comía hamburguesas y devoraba las novelas de Terry Pratchett, un autor de ciencia ficción con toques de humor.
“Waheed iba mucho detrás de las mujeres. ¿Quién no lo haría? Pero hace tres años comenzamos a rezar más asiduamente”, explica uno de sus amigos, Mohammed. Los dos hombres habrían participado en campos de la organización musulmana Tablighi Jamaat sobre la “belleza del islam”.
En el mismo barrio, Zaman conocía desde la infancia a Olivier Savant, bautizado Ibrahim tras su conversión al islam, a Muhammed Usman Saddique, repartidor de pizza, y a Amin Asmin Tariq, padre de un bebé de tres semanas y empleado de seguridad en el aeropuerto de Londres-Heathrow, y cuyo fervor religioso no despertó las sospechas de su entorno.
Las vidas de los detenidos en High Wycombe, al oeste de Londres, y de Birmingham, en el centro de Inglaterra, tienen en común la misma apariencia normal: vendedores de coches de segunda mano, vigilantes o taxistas, amantes del fútbol y del cricket.
Recientemente convertido al islam, Don Stewart-Whyte, de 21 años y medio hermano de la ex modelo Heather Stewart-Whyte --que estuvo casada con el ex tenista y cantante francés Yannick Noah--, “participó hace dos semanas en un encuentro ecuménico”, explica un dirigente de la comunidad musulmana local, mientras que uno de sus antiguos colegas le describe como “un chico guapo que se quería demasiado para hacerse estallar”.
Detenido con su hermano Assad, Amjad Sarwar, de 28 años, publicó un artículo en Internet en el que se describía como un apasionado de la lectura y del ‘rap’, y buscaba una novia “con una bella personalidad”.
Si las investigaciones y la justicia confirman que estos hombres querían realmente provocar un ataque, “entonces son pequeños artesanos del terror, no complots a escala industrial a los que estamos acostumbrados a temer”, escribe The Independent.

Liberan a uno de los detenidos
Una de las 24 personas detenidas el jueves fue liberada el viernes sin cargos, anunció la Policía. La misma fuente indicó que había obtenido autorización de la justicia para mantener en detención provisional a 22 personas hasta el miércoles, mientras que la justicia decidirá el lunes sobre la retención del sospechoso decimotercero. La identidad del individuo liberado no fue revelada.
“En todas las operaciones, algunas personas pueden ser liberadas antes sin cargos, mientras que otras deben permanecer bajo detención para nuevas investigaciones”, indicó un boletín policial.
Gran Bretaña está en estado de alerta máxima, luego de que la Policía británica desbaratara el jueves un supuesto plan terrorista para derribar simultáneamente aviones trasatlánticos en vuelo que habría dejado miles de muertos y que tiene la impronta de Al Qaida.
El complot, que estaba en la fase final, y que según Scotland Yard habría causado “una matanza de dimensión inimaginable”, llevó a las autoridades británicas a decretar la máxima alerta terrorista en todo el territorio, aumentando por primera vez el nivel de “grave” a “crítico”, el más elevado.