Internacionales

Acuerdo sobre Líbano “de un momento a otro”

* Los combates arrecian en territorio libanés, un mes después del inicio de la guerra

El secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, llamó este jueves a la adopción antes del fin de semana de una resolución sobre Líbano por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, anunció su portavoz, mientas Estados Unidos y Francia discuten el contenido del texto.
“El Secretario General cree que debe ser posible para el Consejo de Seguridad adoptar un resolución antes del fin de semana”, dijo la portavoz de la ONU, Stephane Dujarric, tras una reunión entre Annan y los embajadores francés y estadounidense. La frustración internacional se generó porque el Consejo de Seguridad no ha pedido una tregua en cuatro semanas de conflicto, que ya ha dejado centenares de muertos.
Annan “reitera su pedido de que el conflicto debe parar para salvar a los civiles de ambos lados de la pesadilla que han soportado en las últimas cuatro semanas”.
Pese a las predicciones de que el Consejo podría aprobar la próxima semana un proyecto franco-estadounidense que demanda el fin de las hostilidades, las negociaciones fueron afectadas por la demanda libanesa de que cualquier resolución incluya un pedido de retiro de tropas israelíes de su territorio.
Annan también conversó este jueves con el primer ministro israelí Ehud Olmert, el primer ministro libanés Fuad Siniora, y la secretaria de Estado Condoleezza Rice, informó Dujarric a la prensa.
En tanto Líbano ofreció desplegar 15,000 soldados al sur del país, al retiro de las tropas israelíes. Estados Unidos prefiere que las tropas de Israel se queden en el sur de Líbano hasta la llegada de una fuerza internacional, por temor a que Hezbolá retome el control de la zona.
Acuerdo “de un momento a otro”
Francia considera que “de un momento a otro” habrá un acuerdo en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre el conflicto en Líbano, aseguró el jueves a la prensa el ministro francés de Relaciones Exteriores, Philippe Douste-Blazy.
“Esperamos de un momento a otro un acuerdo en Nueva York” en la sede de la ONU, declaró el ministro francés a la prensa. “Todas las horas cuentan”, subrayó.
“He visto que desde hace 24 horas hay una evolución muy positiva. Las cosas se mueven hoy (jueves) en Nueva York. Espero que se muevan todavía más rápido en las próximas horas”, señaló Douste-Blazy.
Arrecian los combates
Encarnizados combates estremecían el jueves el sur del Líbano, donde columnas de blindados israelíes asaltaban nuevas posiciones de la milicia chiíta de Hezbolá, que sigue en pie de guerra un mes después del inicio de la ofensiva del Estado hebreo.
Pese a las cruentas batallas, Israel asegura que aún no ha extendido sus operaciones terrestres para adentrarse más en Líbano, algo que prevé hacer tras el visto bueno otorgado el miércoles por el gabinete de seguridad israelí. No las lleva a cabo, dice, para dar una oportunidad a las difíciles negociaciones de paz en la ONU.
Los intensos combates estallaron el miércoles por la noche en el sector de Marjayun, una localidad cristiana libanesa situada en el sureste de la zona fronteriza. Posteriormente, los blindados procedentes del norte de Israel avanzaron diez kilómetros para asaltar la ciudad de Khiam, bastión de los combatientes de Hezbolá.
Según varios corresponsales de la AFP, Hezbolá contraatacó a última hora de la mañana para frenar el avance israelí hacia Khiam y en su contraofensiva destruyó algunos tanques enemigos.
A primera hora de la tarde, las dos partes aún libraban encarnizados combates. Según la televisión árabe Al Yazira, ocho soldados israelíes resultaron heridos el jueves en el sur del Líbano, un balance que no ha confirmado el ejército del Estado hebreo. Un mes de guerra no ha bastado a Israel y a su temible Ejército para erradicar la resistencia que oponen los combatientes de Hezbolá, que controlan el sur del Líbano y bombardean a diario el norte del Estado hebreo con sus cohetes.
Su venerado jefe, Hassan Nasralá, aseguró el miércoles que su capacidad de ataque permanecía intacta. “Vamos a transformar la tierra del sur en una tumba para los soldados del adversario”, dijo. Además vaticinó ataques sangrientos en Israel y recomendó a los habitantes árabes de Haifa que abandonen sus casas para ponerse a resguardo. Tercera ciudad más importante de Israel, Haifa ya fue blanco de ataques que aterrorizaron a la población. Aunque los combates terrestres se concentran en el sur del Líbano, donde Israel quiere instaurar una zona de seguridad, lo cierto es que la guerra que estalló el 12 de julio abarca todo el país, con la destrucción de las principales infraestructuras y un macabro saldo de más de mil civiles libaneses muertos.
Y sigue sin vislumbrarse en el horizonte un fin inminente del conflicto. El jueves, los aviones israelíes lanzaron octavillas en las que advierten a los habitantes de los suburbios sureños de Beirut, baluarte del Hezbolá, que deben abandonar sus viviendas. No es más que una zona en ruinas, tras ser bombardeada una y otra vez con obuses israelíes.