Internacionales

Indígenas se quejan de exclusión y demanda fin a discriminación

En Guatemala los pueblos indígenas constituyen el 42 por ciento de los casi 12 millones de habitantes.

Los indígenas guatemaltecos se quejaron hoy por la exclusión que sufren sus pueblos y demandaron el fin de la discriminación racial y el impulso de una política agraria que lleve el desarrollo a sus comunidades.
En el marco del Día Internacional de los Pueblos Indígenas declarado por la ONU en 1994, la Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas (CNOC) aseguró hoy que los mayas "seguimos siendo víctimas de los gobiernos excluyentes"
"La marginación dirigida hacia los ciudadanos indígenas que conformamos más del 60 por ciento de la población en general, se manifiesta mediante la ausencia de una política agraria y de desarrollo rural" dijo la CNOC en un comunicado.
Según el último censo de 2002, los pueblos indígenas constituyen el 42 por ciento de los casi 12 millones de habitantes.
Los indígenas se quejan que el gobierno ha respondido con violencia la demanda de acceso a la tierra de miles de familias que se han visto obligadas a ocupar fincas públicas y privadas para poder subsistir.
La falta de voluntad política para aumentar el salario mínimo en el campo, reducción de la inversión social y el incremento de la pobreza, ponen en evidencia la discriminación y exclusión de la población indígena, sostuvo la organización.
"Los indígenas guatemaltecos tenemos poco que celebrar, ya que seguimos excluidos, marginados en la toma de decisiones y no somos escuchados" dijo la CNOC, al demandar el respeto a la diversidad cultural, el fin de la discriminación, la eliminación de la pobreza y el fomento al respeto de los derechos humanos.
No obstante, los pueblos indígenas admiten que se han registrado ciertos avances como el reconocimiento de la existencia de 22 etnias mayas por parte del Estado.
El gobierno, según dijo a periodistas Mario Ellington, de la Comisión Presidencial contra la Discriminación y el Racismo, reconoce que hay rezagos y señala que se debe dar un salto cuantitativo y cualitativo para lograr la reivindicación de los pueblos indígenas.
De acuerdo con Manuela Alvarado, subdirectora de la Comisión Presidencial de Derechos Humanos (Copredeh), el Convenio 169 de la OIT es el instrumento jurídico que ordena la consulta a los pueblos indígenas sobre temas que les atañen.
Sin embargo, admitió que los indígenas han sido excluidos del desarrollo y la toma de decisiones, por lo que es necesario asumir compromisos para alcanzar una cultura democrática.
La funcionaria dijo a periodistas que es necesario divulgar la pluriculturalidad porque hasta ahora ha existido "un desprecio hacia los pueblos indígenas".
De acuerdo con la UNESCO, el 48 por ciento de la población indígena guatemalteca es analfabeta.
"La pobreza y la extrema pobreza que sufren los indígenas, se deben a que no poseen fuentes de producción y sólo venden su fuerza de trabajo", opinó Miguel Ortiz, de la Academia de Lenguas Mayas.
La desigual tenencia de la tierra (el 62,5 por ciento en manos del 1,5 por ciento, según un estudio de Amnistía Internacional), ha sido una de las causas de que las poblaciones mayas sobrevivan en la miseria, enfatizó.