Internacionales

Crimen vuelve a sembrar el terror en Sao Paulo

* Más de 50 ataques contra objetivos civiles y policiales se registraron la noche del lunes

SAO PAULO /AFP -Una ofensiva criminal, con más de 50 ataques contra objetivos civiles y policiales y un saldo de dos personas muertas, volvió a sembrar el terror el lunes en el estado brasileño de Sao Paulo.
Ésta fue la tercera ola de violencia en el más rico e industrial estado brasileño, tras la primera en mayo y la segunda en julio.
El saldo preliminar de los atentados de la madrugada del lunes divulgado por la Secretaría de Seguridad contabiliza dos sospechosos muertos en un tiroteo con la Policía tras un intento de atentado contra un puesto de gasolina, cinco heridos y dos detenidos.
Uno de los heridos recibió de la Policía un disparo en la cabeza. Otros dos se lesionaron por la explosión de un artefacto casero lanzado contra un local bancario y dos más por vidrios de una puerta quebrada durante un atentado contra un supermercado.
La ola de violencia fue lanzada presuntamente por la organización delictiva Primer Comando de la Capital (PCC), una banda criminal liderada por presos que dirigen sus acciones desde los presidios en reclamo de mejores condiciones de encarcelamiento, dijeron analistas a la AFP.
Desde el inicio de la ofensiva, la Secretaría de Seguridad y la prensa contabilizan decenas de ataques con artefactos explosivos caseros y a balazos contra edificios públicos, bases policiales, coches de patrulla, bancos, supermercados, puestos de gasolina, automotoras, estaciones del metro y otros objetivos.
Además, fueron incendiados 23 autobuses y amenazas telefónicas provocaron que dos empresas de pequeños buses del este de Sao Paulo dejaran de cumplir su servicio, afectando a miles de pasajeros.
Pretenden “fragilizar al Estado”
"El interés del PCC es fragilizar al Estado y hacer que los principales líderes de esa organización, actualmente presos en condiciones rigurosas de seguridad, obtengan algunos beneficios", dijo a la AFP Walter Maierovitch, Presidente del Instituto criminalístico Giovanni Falcone.
La supuesta cancelación del indulto a miles de presos el Día de los Padres, que se celebra el domingo próximo, fue descartada como motivo de los ataques, porque la Secretaría de Administración Penitenciaria (SAP) confirmó que los reclusos beneficiados comenzarán a salir el jueves.
El fiscal de Sao Paulo Rodrigo Pinho afirmó --tras un violento ataque el lunes a la Fiscalía-- que la ofensiva fue lanzada en retaliación al hecho de que el líder del PCC, Marcos Camacho, alias Marcola, fue acusado de ordenar el asesinato de un bombero en la ola de atentados de mayo.
La ofensiva de este lunes fue la tercera presuntamente lanzada por el PCC en el estado de Sao Paulo, de 42 millones de habitantes, y que cuenta con una red de 144 presidios donde se alojan más de 150,000 presos.
La primera, del 12 al 19 de mayo, se saldó con más de 170 muertos, decenas de rebeliones carcelarias y cientos de atentados. En la segunda, del 11 al 14 de julio, hubo nueve muertos, y 100 atentados contra objetivos policiales y civiles.
"El PCC está demostrando que actúa con táctica guerrillera, ataca primero y desaparece después, en un intento de desmoralizar al Estado, que ha demostrado su ineficiencia y falta de preparación", señaló Maierovitch.
El ministro de Justicia, Marcio Thomaz Bastos, advirtió en Sao Paulo que "si hubiéramos tenido el Ejército en operación aquí, su efecto de disuasión hubiera sido muy grande".
El gobierno federal puso el Ejército a disposición del gobierno del estado de Sao Paulo en mayo, pero las autoridades paulistas rechazaron la ayuda, lo que es atribuido a intereses electorales, ya que el ex gobernador de Sao Paulo (apoyado por el actual gobernador), Geraldo Alckmin, le pelea la Presidencia a Luiz Inácio Lula da Silva, favorito a la reelección.
Maierovitch opinó que el Ejército debe estar en las calles de Sao Paulo durante las elecciones del primero de octubre, porque circula la versión de que el PCC "atacará ese día para causar una gran conmoción nacional".