Internacionales

Balance de pérdidas por conflicto entre Israel y Hezbolá

La Agencia Francesa de Prensa (AFP) hace un recuento de las pérdidas tras la escalda de violencia desatada el 12 de julio.

Los enfrentamientos entre Israel y Hezbolá causaron la muerte de más de un millar de personas en Líbano y 95 en Israel desde el 12 de julio –cuando inició la actual escalada de violencia-, según un balance establecido por la AFP este lunes sobre la base de fuentes oficiales. En Líbano al menos murieron 938 civiles -un tercio de ellos menores de 12 años-, así como 30 militares y gendarmes.
Además, perdieron la vida 53 milicianos de Hezbolá y siete combatientes de su aliado chiita Amal. El grupo FPLP-CG de Ahmad Jibril anunció la muerte de uno de sus activistas. Cuatro observadores de las Naciones Unidas, un miembro de la FINUL y su esposa fueron víctimas mortales del conflicto.Se estima que hay 3.369 heridos.
En Israel han muerto 36 civiles víctimas de los cohetes de Hezbolá y 59 militares desde el 12 de julio. Por otra parte, los enfrentamientos han dejado más de 915.672 desplazados, de los cuales 220.000 partieron de Líbano. Esta cifra incluye unos 100.000 extranjeros o con doble nacionalidad evacuados.
Las pérdidas materiales libanesas, evaluadas en 2.500 millones de dólares, se deben principalmente a la destrucción de:
Instalaciones militares: cuartel general de Bint Jbeil, cuarteles (Jamhur y Kfarchima), base de servicios de inteligencia en Abdé, bases marítimas (puertos de Trípoli y Beirut), bases aéreas (Rayack y Qoleiaat), estaciones radar libanesas (según Israel) y depósitos de armamento.
Instituciones de Hezbolá: domicilio, oficina y cuartel general de su líder, Hassan Nasralá, en la periferia sur de Beirut; oficinas del partido en Beirut, Baalbeck y Chmestar.
Vías de comunicación: al menos 70 puentes, carreteras y autopistas (sur y este, en particular la carretera Beirut-Damasco), aeropuerto de Beirut, puertos (Beirut, Juniyé, Trípoli, Tiro).
Símbolos religiosos: mezquita del imán Alí en Baalbeck y centros de oración. Además se han perdido decenas de miles de viviendas y otros inmuebles.
Centrales eléctricas (Jiyé, Tiro), la torre de agua de Saida, gasolineras y camiones. El bombardeo de la central eléctrica de Jiyé (sur), el 14 de julio, ha provocado una marea negra en el Mediterráneo, en los alrededores del puerto histórico de Biblos (40 km al norte de Beirut).
centenares de comercios y fábricas. Antenas de televisión, radio y telefonía.