Internacionales

Guerra puede extenderse pese a esfuerzos de la ONU

* Líbano rechaza borrador franco- estadounidense para cese de combates * Furiosos combates cuerpo a cuerpo entre Ejército israelí y Hezbolá

El canciller sirio Walid al-Mualem aseguró en Beirut, la capital libanesa, que su país apoya la acción de la resistencia, y reiteró que Siria está dispuesta a hacer frente a Israel si la guerra se extiende por Oriente Medio, entre tanto la ONU y la Liga Árabe intensifican sus esfuerzos para lograr un alto al fuego y evitar que el conflicto se extienda hacia el resto de Oriente Medio.
El canciller sirio Walid al-Mualem llegó a Beirut para reunirse hoy con el secretario general de la Liga Árabe, Amro Musa, con el ministro de Exteriores libanés, Fawzy Salud, con el presidente del Parlamento libanés, Nabih Berri, considerado el lazo de contacto directo con Hezbolá y con los ministros de Exteriores de Egipto, Siria, Jordania y Argelia para revisar el borrador de resolución pactado por Francia y EU para superar la crisis sobre este país.
Entre tanto la diplomacia ultimaba detalles de la resolución de la ONU, los combates se recrudecieron ayer con once incursiones del Ejército israelí y la mayor ofensiva del grupo chií Hezbolá, que han dejado numerosas víctimas, mientras la diplomacia internacional ultima los detalles del proyecto de resolución de la ONU, que podría traer el esperado alto el fuego.
La aviación israelí bombardeó ayer de nuevo los barrios sur de Beirut, bastiones del grupo chií libanés Hezbolá, tras casi 24 horas de tensa calma en la capital libanesa, en tanto densas columnas de humo se levantaban de edificios de Haret Hreik, Ruweis y Ouzzie.
Los combates empezaron sobre la una de la mañana hora local, después de que el Gobierno libanés rechazara la propuesta para un alto el fuego, en tanto cazabombarderos israelíes lanzaron tres misiles contra una casa habitada por diez personas en la localidad de Al Ansar, a medio camino entre Sidón y Tiro, y según fuentes del Ejército libanés, al menos seis personas murieron y cuatro más resultaron heridas.
Los bombardeos han tenido lugar escasas horas después de que la Resistencia Islámica, brazo armado de Hezbolá, lanzara varios cohetes en el kibutz Kfar Guiladi (norte de Israel), en la frontera con el Líbano, con los que mataron al menos a 12 militares israelíes y dejaron heridos a otros trece.
Decenas de cohetes
Decenas de cohetes cayeron también en Tiberíades, Haifa y más de una decena de localidades israelíes. En total fueron ayer más de 160 cohetes los que Hezbolá ha disparado contra el norte de Israel, una cifra ligeramente inferior a la del sábado y a la del viernes.
Desde mediados de esta semana la guerrilla libanesa ha intensificado sus ataques en más del 50 por ciento, si se comparan las estadísticas de los últimos días con las de las tres primeras semanas de la contienda. Además, en uno de los días de combate más duros, la Resistencia Islámica anunció que había repelido dos intentos de incursión del Ejército israelí a través del paso de Bayada, en la frontera con Israel, y causado varias víctimas.
Asimismo, aseguró que había destruido un tanque clase Merkeva en la vecina localidad de Taibe, convertida en los últimos días en el foco de los combates más feroces entre las tropas israelíes y los milicianos de Hezbolá.
En una comparecencia ante el Consejo de Ministros, el general Amos Yadlín, jefe del servicio de Inteligencia Militar, reconoció que Hezbolá mantiene casi intacta su capacidad ofensiva de corto alcance, pese a los masivos bombardeos de Israel por tierra y aire.
Por el contrario, aseguró que desde la primera fase de la guerra Israel había conseguido destruir la mayoría de las lanzaderas y cohetes “Fajer” de medio alcance, así como algunas de largo alcance de tipo “Jaibar”.
Además, esta tarde, al menos dos personas murieron y unas 80 resultaron heridas en la ciudad israelí de Haifa, en un nuevo ataque con cohetes por parte de la guerrilla libanesa. Entre cinco y siete cohetes hicieron blanco en varios lugares, y al menos uno de ellos impactó en un edificio que se ha desplomado, del que han sido rescatados tres vecinos que habían quedado atrapados.
En el plano de la diplomacia, el protagonismo lo ha acaparado el borrador de resolución presentado ayer, conjuntamente, por Francia y Estados Unidos, ante el Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas, en el que piden el “cese completo de las hostilidades” entre Israel y las milicias libanesas Hezbolá, y una solución a largo plazo” con base en una serie de principios y elementos políticos.
La secretaria de Estado de EU, Condoleezza Rice, afirmó el sábado que es importante una rápida aprobación por parte del Consejo de Seguridad de la ONU del proyecto de resolución para poner fin a las hostilidades en el Líbano, y señaló que la votación sobre la resolución debería tener lugar el lunes o martes.