Internacionales

Opositores de Castro lo consideran pasado

Geraldo Alckmin, candidato opositor del régimen castrista, considera que el Fidel de 1959, líder de la revolución, es una cosa y el Fidel que está hace casi 50 años en el poder, que comanda un régimen cerrado con mano de hierro es otra.

El principal candidato opositor para las elecciones presidenciales del 1 de octubre en Brasil, el socialdemócrata Geraldo Alckmin, opinó que el líder cubano Fidel Castro "es una figura del pasado" y su régimen se ha quedado "obsoleto".
En declaraciones que publica hoy el diario "Folha de Sao Paulo", Alckmin dijo que la revolución "logró importantes realizaciones en el campo de la salud, y educación, pero como su líder acabó desgastándose y desilusionando mucho a sus seguidores por el ejercicio inequívocamente arbitrario y discrecional del poder".
El régimen cubano, que sobrevivió a la guerra fría, ciertamente no sobrevivirá a su jefe, agregó.
"Fidel es una figura legendaria y mítica. El Fidel de 1959, líder de la revolución es una cosa. El Fidel que está hace casi 50 años en el poder, que comanda un régimen cerrado con mano de hierro es otra", dijo Alckmin.
"Folha de Sao Paulo", uno de los principales diarios de Brasil, formuló las mismas preguntas sobre Castro y Cuba a los tres principales candidatos presidenciales, pero sólo Alckmin respondió.
Sobre la transición en Cuba, el aspirante Presidencial dijo que su deseo es que ésta sea pacífica "en los moldes de lo que sucedió en Europa del este con el fin de los regímenes comunistas".
"El papel de Brasil en esa transición debe ser constructivo y solidario", añadió.
El abanderado del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), el mismo del ex presidente Fernando Henrique Cardoso, sostuvo que el régimen cubano "es obsoleto".
"No acepto restricciones a las libertades civiles y políticas y mucho menos ejecuciones de disidentes. Creo en la democracia representativa, con alternancia del poder en pluripartidismo", afirmó.
Alckmin marcha de segundo en las preferencias de los electores, con 25 por ciento contra 44 por ciento del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, según la última encuesta del instituto Ibope, realizada entre el 29 y al 31 de julio.