Internacionales

Uribe asume segundo mandato en medio de ataques FARC


Álvaro Uribe se dispone a asumir el lunes su segundo periodo en la presidencia de Colombia, en medio de una ola de ataques de la guerrilla de las FARC --a la que había prometido derrotar-- y con las ausencias de los principales mandatarios invitados, que se excusaron de acompañarlo.
El gobierno atribuyó a las FARC la serie de atentados con explosivos contra una caravana militar y puestos policiales en Bogotá y las ciudades de Tulúa y Cali en el departamento de Valle del Cauca (suroeste), que provocaron en total siete muertos y más de 30 heridos en la última semana.
La noche del viernes al sábado un comando de las FARC atacó los poblados de Villahermosa y Casabianca en el departamento de Tolima (centro). Una niña murió en el fuego cruzado y un policía resultó herido, según autoridades locales.
“Las FARC quieren demostrar una fuerza que no tienen”, aseguró el vicepresidente Francisco Santos, al calificar los ataques como acciones desesperadas de los rebeldes para intentar mostrar que sobreviven pese a los reveses que --indicó-- les ha propinado el gobierno de Uribe.
Las medidas de seguridad fueron reforzadas en Bogotá y las principales ciudades colombianas, en las que este sábado se realizaron numerosos patrullajes, controles y requisas a vehículos y transeúntes.
Treinta mil policías cuidan la capital
En la capital, a los 30,000 uniformados entre policías y militares se sumaron 17 helicópteros que realizaban sobrevuelos, según el general Alberto Ruiz, director operativo de la Policía. En total unos 300,000 miembros de las fuerzas armadas permanecen en alistamiento en el país.
Los controles buscan evitar que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas) intenten atacar en la capital durante las ceremonias del lunes, como ocurrió en 2002 cuando Uribe asumió el poder por primera vez.
En esa ocasión los rebeldes lanzaron morteros artesanales contra la sede presidencial, uno de los cuales se desvió hacia un barrio pobre vecino, provocando 21 muertes y más de 70 heridos.
Los ausentes
En tanto, la lista inicial de invitados continuó perdiendo nombres. El presidente venezolano, Hugo Chávez, canceló su viaje para asistir a la investidura de Uribe y delegó su representación en el vicepresidente José Vicente Rangel. Chávez era considerado el último de los invitados especiales del gobierno colombiano.
En junio, el propio Uribe invitó cara a cara al presidente estadounidense George W. Bush, aprovechando una visita a Washington. Luego funcionarios colombianos indicaron que si bien Bush no acompañaría en la ceremonia a su principal aliado en América Latina, enviaría a un delegado de alto nivel, posiblemente la secretaria de Estado, Condoleezza Rice.
El viernes la Casa Blanca canceló esa posibilidad al señalar que la representación de Bush estará a cargo del secretario del Tesoro, Henry Paulson, y el secretario de Comercio, Carlos Gutiérrez.
El presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, también canceló el martes su participación “por problemas de agenda” y en su nombre enviará a la primera dama, Marisa Leticia. Hasta ahora han confirmado su presencia los presidentes de Chile, Perú, República Dominicana, El Salvador y Costa Rica, mientras se espera la confirmación del presidente de Ecuador y de los mandatarios de Honduras y Guatemala.
La representación de España estará encabezada por el príncipe Felipe, mientras que a nombre de la Unión Europea, estará el presidente del parlamento común, el también español Josep Borrell.