Internacionales

Coches bomba dejan siete muertos en Colombia

* Autoridades dicen que se trata de campaña guerrillera para torpedear el acto en que iniciará su segundo mandato el presidente

La explosión de un coche bomba este viernes elevó a siete los muertos y a 30 los heridos esta semana en Colombia, en atentados a sedes militares y de Policía, que las autoridades aseguran que son parte de una campaña guerrillera para torpedear el acto en que iniciará su segundo mandato el presidente Álvaro Uribe.
La explosión de este viernes ocurrió en la populosa comuna de Aguablanca, en la ciudad de Cali (450 km al suroeste de Bogotá), frente a la estación de Policía del barrio El Vallado.
Angelino Garzón, gobernador del departamento del Valle del Cauca, cuya capital es Cali, informó inicialmente de la muerte en el lugar de cuatro policías, y del conductor del automóvil que transportaba la carga dinamitera, pero luego falleció otro policía que había resultado herido.
De acuerdo con la Fiscalía local, que asumió la investigación del atentado, el hecho dejó además 18 heridos entre uniformados y civiles, que al momento de la explosión pasaban por el lugar.
Garzón, un dirigente socialista, calificó el ataque de "acto terrorista que es condenable, quienquiera que haya sido su autor".
En Bogotá, el director de la Policía Nacional, general Jorge Daniel Castro, indicó que todo "apunta a que fue obra de las FARC", las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (marxistas), y señaló que se mantienen los controles de seguridad de cara a los actos del lunes en que Uribe juramentará de nuevo ante el Congreso.
La estación de Policía, una edificación de un piso en la que habitualmente permanecen unos 40 uniformados, quedó semidestruida, así como un puesto de atención de salud vecino y una salsamentaría (tienda de venta de carnes y embutidos), comprobó un fotógrafo de la AFP en el lugar.
Junto a los escombros quedaron destruidos una camioneta de la Policía, un vehículo todo terreno, una motocicleta y un automóvil Renault, donde se supone fue colocado el explosivo.
"Estábamos cerca de le estación, junto a un paradero de autobuses. Vimos la explosión, y luego cómo varios policías ardían, mientras sus compañeros intentaban apagarlos desesperados", dijo a la AFP Hernán Murillo, un vecino del sector.
El estallido ocurrió hacia las siete horas locales, cuando por la zona transitaban decenas de personas que se dirigían a sus trabajos, desde la populosa comuna de Aguablanca, un conglomerado de empobrecidos barrios en el oriente de la tercera ciudad colombiana.
Los heridos fueron trasladados al hospital central del Valle del Cauca, cuyas responsables declararon a la ciudad en emergencia médica.
Desde el lunes se han presentado explosiones de coches bomba en las ciudades de Bogotá y Tulúa --con un saldo de un muerto y 21 heridos--, que las autoridades han atribuido a una campaña de ataques de la guerrilla de las FARC.
El propósito de esas acciones, según las autoridades, sería afectar la ceremonia en que el presidente Uribe asumirá el lunes para un segundo período, y en la que se espera la participación de invitados especiales, como los presidentes de Chile, República Dominicana, Costa Rica, Perú y Panamá, el príncipe Felipe de España y delegados de 20 países.
En 2002, cuando Uribe asumió por primera vez la presidencia con un discurso que hacía énfasis en la derrota militar de la insurgencia, las FARC atacaron con morteros la sede presidencial, uno de los cuales se desvió y cayó sobre un barrio pobre vecino, provocando 21 muertes y 70 heridos.