Internacionales

Enfermedad de Castro agita fantasma del éxodo

* Estrecho de la Florida convertido en explosivo corredor entre Cuba y Estados Unidos

La cesión transitoria de los poderes de Fidel Castro a su hermano Raúl, por una crisis de salud, agitó el fantasma de un éxodo masivo de cubanos y convirtió al estrecho de Florida en un explosivo corredor entre Cuba y Estados Unidos.
"Hemos activado (...) los destacamentos Mirando al Mar, pues estamos convencidos de que en estos momentos ellos van a intentar provocar infiltraciones para crear el caos", dijo este jueves el coordinador nacional de los Comité de Defensa de la Revolución (CDR), Juan José Rabilero.
Rabilero, jefe de la mayor organización social de la isla (CDR, vecinal, que suman más de 7 millones de miembros), se refirió a personas organizadas que viven cerca de las costas, y que voluntariamente realizan inspección ocular para detectar tráfico de drogas, infiltraciones anticastristas y migraciones ilegales, que informan a las Tropas Guardafronteras.
Ese llamado a los destacamentos es "también para evitar las salidas ilegales, que eso es un pretexto que ellos siempre han tenido para provocar una agresión a nuestro país", señaló el dirigente a la cadena Radio Rebelde.
Desde el último éxodo masivo de la isla hacia Estados Unidos, la Crisis de los Balseros de 1994, la Guardia Costera norteamericana implementó un programa de contingencia para evitar situaciones similares, cuando los 36,000 emigrantes hicieron colapsar los servicios humanitarios.
Incluso, en la primavera de 2003, un conato de varios secuestros de embarcaciones motivó una dura advertencia de Washington, que consideraba un posible éxodo como un problema de seguridad nacional, y La Habana aplicó mano dura para detenerlos, juicio sumario y fusilamiento a tres secuestradores.
El martes, la Guardia Costera dijo estar en su servicio de rutina, pues no se registraron hechos que marcaran inicios de un éxodo, pero el gobernador de Florida, Jeb Bush, hermano menor del presidente George W. Bush, dijo que las autoridades seguían de cerca los acontecimientos y preparan planes de contingencia.
Están "vigilando lo que pasa allí cuidadosamente", dijo el gobernador.
Pero el miércoles, la Casa Blanca lanzó una advertencia a las dos costas del estrecho: "Es muy importante en esta coyuntura decirle a la gente que se quede a donde está. No estamos en momento en que la gente debe intentar meterse en el agua, en cualquier dirección", dijo el portavoz Tony Snow.
Un grupo del exilio cubano de Miami, Movimiento Democracia, anunció el jueves que prepara una flotilla para viajar a Cuba "cuando llegue el momento".
"Lo vamos a hacer cuando llegue el momento", dijo a la AFP Ramón Saúl Sánchez, en referencia a cuando "el régimen comience a resquebrajarse".
Aunque el clima de finales de la segunda mitad de julio fue lluvioso en Cuba, agosto es tradicionalmente la mejor época para viajar por mar entre la isla y Estados Unidos.