Internacionales

Resurge espectro de guerra civil en Irak

* Jornada de violencia deja doce muertos, diez de ellos por atentado en mercado de la capital iraquí

El espectro de la guerra civil en Irak fue mencionado nuevamente por el embajador británico en Bagdad y el jefe del Comando Central estadounidense este jueves, cuando la violencia dejó doce muertos, diez de ellos en un atentado en un mercado de la capital iraquí.
Mientras tanto, Japón acordó un préstamo de 30 millones de dólares a Irak para financiar su reconstrucción, anunció en Bagdad el jefe de la diplomacia japonesa, Taro Aso, al primer ministro iraquí, Nuri Al Maliki.
Esa visita sorpresa ocurre algunos días después de la retirada del contingente de 600 militares japoneses de Irak, donde habían estado desplegados desde 2004, en el marco de una misión "de reconstrucción".
Pero, mientras tanto, diez civiles morían y 20 resultaban heridos en una explosión de una bomba artesanal en un mercado en el centro de Bagdad. Además, las autoridades descubrieron los cuerpos de siete personas asesinadas en Bagdad y el sur de la capital.
"La bomba había sido colocada en una papelera, cerca de una parada de autobuses", dijo una fuente del ministerio del Interior iraquí.
Además, dos infantes de marina estadounidenses murieron en la provincia de Al Anbar, una zona sunita, informó el Ejército norteamericano.
Guerra de baja intensidad
"Una guerra civil de baja intensidad y una división de hecho es más probable en este momento que una transición lograda y sustancial hacia una democracia estable" en Irak, opinó el embajador de Gran Bretaña en Bagdad.
William Patey expresó estas consideraciones pesimistas sobre el futuro iraquí en un telegrama confidencial, cuyo contenido fue revelado este jueves por la cadena estatal británica BBC.
"La situación no es desesperada", pero Irak seguirá "difícil y en desorden durante los próximos cinco a diez años", concluyó el embajador, que está a punto de dejar su cargo, en su telegrama, dirigido al primer ministro británico, Tony Blair, y al ministerio de Relaciones Exteriores.
El jefe del Comando Central estadounidense (Centcom), que supervisa las operaciones norteamericanas en Irak, el general John Abizaid, también advirtió del riesgo de guerra civil en Irak si la violencia interconfesional no se detenía.
"Creo que si esto no se detiene, es posible que Irak se sumerja en la guerra civil", declaró Abizaid durante una audiencia ante la comisión de Fuerzas Armadas del Senado estadounidense.
Esos análisis contradicen las afirmaciones tranquilizadoras del presidente iraquí, Jalal Talabani, que había anunciado que las fuerzas de seguridad iraquíes podrán garantizar la seguridad del país antes de finales de 2006.
Más de 14,000 iraquíes han muerto en los primeros seis meses de 2006, según un informe de Naciones Unidas.
La incapacidad del gobierno de acabar con la violencia --algo que el primer ministro Nuri Al Maliki había fijado como su prioridad-- podría provocar así un ajuste gubernamental en las próximas semanas.
"Tres de los ministros serán sustituidos. Se trata de una cuestión de competencia, no de política. Esos ministros no son eficaces", declaró este jueves a la AFP Hassan Al Sunaid, diputado de la Alianza Unificada Iraquí (AUI), la coalición chiíta mayoritaria en el Parlamento.
"El ajuste se producirá a mediados de agosto, y uno de los tres ministros sustituidos sería el responsable de una de las carteras de temas de seguridad, según los rumores que circulan por el Parlamento", añadió.
El gobierno iraquí tiene 37 ministerios y tres se ocupan de temas de seguridad: el del Interior, el de Defensa y la Secretaría de Estado para la Seguridad Nacional.
Por otra parte, varios miles de chiítas iraquíes abandonaron este jueves sus ciudades en el sur del país en dirección a Bagdad, donde el viernes está prevista una manifestación de apoyo al movimiento chiíta libanés Hezbolá, convocada por el jefe radical Moqtada Sadr.