Internacionales

Israel bombardea el sur de Beirut

* Hezbolá había amenazado con atacar Tel Aviv si Israel bombardeaba Beirut

La aviación israelí bombardeó en la madrugada del jueves al viernes la periferia sur de Beirut, un bastión de la milicia chiíta del Hezbolá, por segunda noche consecutiva, informó la Policía local.
Dos misiles fueron lanzados en los barrios de Rueiss y Haret-Hreik, precisó la fuente. El barrio de Rueiss, relativamente evitado hasta el momento, fue bombardeado la noche del miércoles al jueves, primera vez que ocurría en la periferia sur después de ocho días de respiro.
Los barrios de Haret Hreik y Bir Al Abed, donde se encontraban el cuartel general de Hezbolá, que constituían el "círculo de seguridad" de la formación chiíta, fueron bombardeados durante dos semanas al principio de la ofensiva israelí lanzada el 12 de julio contra Líbano, se encuentran en ruinas.
El líder de Hezbolá, Hassan Nasralá, había advertido poco antes que el movimiento chiíta libanés atacaría Tel Aviv si Israel bombardeaba Beirut, una amenaza a la que el Estado hebreo respondió asegurando que, de cumplirse, destruiría todas las infraestructuras de Líbano.
"Todo el territorio libanés es ya blanco de bombardeos israelíes, pero esta amenaza apunta a la capital de Líbano. En ese caso, si ustedes bombardean nuestra capital, bombardearemos la capital de su entidad", lanzó Nasralá, en referencia a las declaraciones del jefe del Estado Mayor, Dan Halutz, que dijo el miércoles que el ejército planea nuevos ataques en la región de Beirut.
"El poderoso Ejército israelí sólo se ha mostrado capaz de bombardear a civiles, mujeres y niños", añadió Nasralá en una larga declaración difundida por las principales cadenas libanesas, en la que aseguró que los israelíes no han progresado en su ofensiva realizada en el sur de Líbano.
"La resistencia islámica es capaz de golpear con la fuerza y la profundidad necesaria y en el momento en el que sea necesario", agregó Nasralá.
Israel no tardó en responder a las amenazas, y aseguró que destruiría todas las infraestructuras de Líbano si Hezbolá ataca Tel Aviv, indicó la televisión pública del Estado hebreo, que citó a un alto responsable militar sin identificar.
Hezbolá responsabiliza a Bush
El líder de Hezbolá responsabilizó a Estados Unidos de todo el conflicto de la región. El presidente norteamericano, George W. "Bush, es responsable de todo lo que sucede desde el inicio de la ofensiva israelí. El primer ministro, Ehud Olmert, y su ejército, sólo son los instrumentos" de la política de Bush, explicó.
Asimismo, Nasralá pidió la liberación inmediata de cinco libaneses capturados el miércoles por los comandos de elite del Ejército israelí en la ciudad libanesa de Baalbeck. "Los civiles secuestrados por Israel no son prisioneros, y nosotros no los consideramos como tal, sino como rehenes". "Hay que liberarlos incondicionalmente antes de cualquier intercambio de prisioneros", agregó.
En tanto, violentos combates enfrentaron este jueves a la milicia del Hezbolá y el Ejército israelí, que pretende consolidar su avance en el sur del Líbano, mientras el líder del grupo chiíta amenazaba con atacar Tel Aviv. La vigésimo tercera jornada de la ofensiva fue una de las más sangrientas para Israel, que perdió a cuatro soldados y ocho civiles.
La escalada coincide con las conversaciones cada vez más intensas en la ONU, donde Francia difundió un nuevo proyecto de resolución del Consejo de Seguridad sobre el Líbano, y anunció que intentará superar sus diferencias con Estados Unidos para aprobar una resolución.
El embajador francés en la ONU Jean Marc de La Sablière dijo que hay un acuerdo sobre la "secuencia" de acontecimientos necesarios para una paz duradera. "La secuencia debe empezar con lo que los europeos llamamos un cese de las hostilidades", y luego las partes deberían ponerse de acuerdo en los principales parámetros de un acuerdo político que garantice la paz a largo plazo. "Entonces se desplegará la fuerza internacional", agregó el diplomático francés.
La Casa Blanca dice confiar en alcanzar un acuerdo para una resolución a más tardar la semana próxima. Pero en el terreno la guerra también se intensifica. Siete regimientos, de los cuales dos son de reservistas, es decir, unos 10,000 hombres en total, llevaban a cabo operaciones en unos 20 poblados libaneses, según el comandante Tzvika Golan, portavoz del comando norte.
Esas tropas intentan hacerse con el control de tres colinas estratégicas de los sectores central, occidental y oriental de la frontera defendidas encarnizadamente por Hezbolá.
La ofensiva israelí lanzada el 12 de julio tiene como objetivo destruir las posiciones de Hezbolá a lo largo de la frontera, para impedir los disparos de cohetes sobre Israel. Una de las estrategias militares apunta a aislar el sur del Líbano para evitar que Hezbolá envíe refuerzos y armas a ese sector, afirmó este jueves un comandante de la fuerza aérea.
El Ejército israelí recibió la orden del ministro de Defensa, Amir Peretz, de estar listo para tomar el control del sur del Líbano hasta el río Litani, indicó este jueves un portavoz de ese ministerio. Al mismo tiempo, decenas de incursiones aéreas apuntaron contra blancos en la llanura oriental de Bekaa y en el norte del país, cerca de la frontera con Siria.
Además, fuerzas especiales israelíes operan dentro del Líbano, en particular intentando neutralizar los misiles de largo alcance de Hezbolá, indicó este jueves el general Benny Ganz, comandante de las fuerzas terrestres israelíes.