Internacionales

Exilio cubano tiene preparada una flotilla para ir a Cuba

El Gobierno estadounidense considera la posibilidad de un bloqueo naval con sus servicios de guardacostas para impedir que flotillas de barcos traten de llegar a Cuba desde el sur de Florida.

Ramón Saúl Sánchez, presidente del Movimiento Democracia, calificó hoy en Miami de "injerencia" la advertencia de EEUU de impedir la partida de flotillas desde el sur de Florida hacia Cuba, por lo que reclamó el "derecho a entrar en la isla" y anunció que tienen lista una flotilla (unas 15 embarcaciones y diez aviones) del Movimiento Democracia para zarpar hacia Cuba.
Se trata de un intento de EEUU de "neutralizar al exilio cubano en su apoyo a la lucha cívica pacífica" en Cuba, afirmó Saúl Sánchez, líder de una de las principales organizaciones del exilio cubano en Miami, quien agregó que “vamos a exigir al Gobierno estadounidense que no impida zarpar la flotilla en el caso de que podamos hacerlo.”
El portavoz de la Casa Blanca, Tony Snow, advirtió el martes en Washington del riesgo de cualquier intento de provocar un éxodo masivo desde y hacia Cuba. "Es importante en esta coyuntura decirle a la gente que permanezca dónde esté. Este no es el momento para que la gente intente lanzarse a las aguas y viaje" desde o hacia EEUU, agregó Snow.
El Gobierno de Estados Unidos ha llegado incluso a considerar la posibilidad de un bloqueo naval con sus servicios de guardacostas para impedir que flotillas de barcos traten de llegar a Cuba desde el sur de Florida. Al mismo tiempo se trataría de evitar un éxodo de cubanos hacia Florida.
A este respecto, Ramón Saúl Sánchez afirmó que lo fundamental es que no se "restrinja" el derecho del exilio cubano a "entrar" en la isla y "luchar junto a la disidencia interna". Desde el Gobierno "intentan atarnos las manos", subrayó.
En ese sentido, dejó claro que interpelará al Gobierno sobre una cláusula secreta del plan aprobado por el presidente de EEUU, George W. Bush, que busca impulsar un proceso de transición hacia la democracia en Cuba. A juicio de Saúl Sánchez, dicha cláusula permitiría la "detención temporal" de dirigentes de grupos del exilio cubano que tuviesen el propósito de "ir a Cuba".
Esta medida, opinó, es "claramente una posición de injerencia de Estados Unidos" que neutraliza la posibilidad de "apoyar a la disidencia interna". "No podemos quedarnos cruzados de brazos", insistió, y se mostró convencido de que asistir al "resquebrajamiento del régimen" castrista, lo que significa que, continuó, el "músculo de la represión" se ha debilitado.
Todo lo que quiero, apuntó Saúl Sánchez, es "caminar por Cuba", e indicó que posiblemente en la tarde de hoy exponga en una conferencia en la pequeña Habana, en el corazón del Miami, sus preocupaciones sobre lo que consideró un "injerencia de EEUU" en los asuntos cubanos.