Internacionales

Disidencia cubana permanece escéptica


LA HABANA / AFP
Recuperada de la sorpresa inicial por los anunciados problemas de salud de Fidel Castro, la disidencia cubana se mostró escéptica este martes de que bajo el gobierno de Raúl Castro puedan suceder cambios aperturistas.
Interrogado sobre la designación de Raúl Castro como sucesor provisional de su hermano Fidel en los principales cargos del poder, Vladimiro Roca, representante de la concertación Todos Unidos, afirmó: "Yo respondo con una pregunta, ¿es real?"
"No tengo más información, no sé qué está pasando, pero puedo decir que aquí, en mi entorno, todo está tranquilo", dijo a la AFP Roca, ex piloto de combate e hijo de uno de los fundadores del Partido Comunista de Cuba, Blas Roca.
Manuel Cuesta Morúa, portavoz de la concertación socialdemócrata Arco Progresista, dijo que ha comenzado la sucesión marcada desde un hospital, cualquiera sea éste.
"Las dudas sobre quién iba a liderar la sucesión, ya se despejan, el juego de adivinanzas se acaba, es evidentemente Raúl Castro quien va a liderar esa sucesión con un directorio revolucionario".
Aprovechando cierta aureola de pragmatismo en materia económica con que llega Raúl Castro al poder, Cuesta Morúa indicó que "creo que es una oportunidad para que empiece a imponerse cierto pragmatismo de cara a los complejos problemas tanto internos como externos que tiene Cuba".
En una proclama difundida la noche del lunes por la televisión, el presidente Fidel Castro anunció que delegaba sus obligaciones como jefe de Estado y de Gobierno, comandante en jefe y primer secretario del Partido Comunista en su hermano Raúl, debido a una crisis intestinal que motivó una "complicada" operación quirúrgica.
El disidente también afirmó que "deseamos una pronta recuperación al presidente cubano", tono también empleado por Laura Pollán, una de las líderes de las Damas de Blanco: "Le pedimos a Dios que haga su santa voluntad, ni en los peores momentos le hemos deseado la muerte".
Las Damas de Blanco, esposas, madres y familiares de los 75 disidentes cubanos detenidos en la primavera de 2003, dijeron por voz de Pollán que "desde este mismo momento se lo estamos pidiendo al gobierno de Raúl, que pedimos, necesitamos y exigimos la libertad inmediata e incondicional de los presos".
"No esperábamos una situación tan dramática de deterioro repentino de su salud (de Castro)", dijo Oscar Espinosa Chepe, uno de los 14 disidentes excarcelados por motivo de salud, con una licencia extrapenal.
Agregó que "por otra parte, no nos toma por sorpresa que haya sido designado Raúl Castro como su sustituto al frente del Estado, el Gobierno y del Partido. Es una cosa que esperábamos, que sabíamos se iba a producir en caso de su ausencia o su alejamiento del poder".