Internacionales

ONU da ultimátum de un mes a Irán


El Consejo de Seguridad de la ONU adoptó este lunes, por 14 votos contra uno, una resolución que da un mes a Irán para poner fin a su programa de enriquecimiento de uranio, la cual fue considerada "inaceptable" por un portavoz del legislativo iraní.
La resolución 1696 expresa "gran inquietud" ante el rechazo de Irán de acatar la orden de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) de poner fin a sus actividades de enriquecimiento de uranio.
Dicha resolución fue apadrinada por Francia, Gran Bretaña y Alemania. Este último país no integra el Consejo de Seguridad, pero participó con los otros dos en las negociaciones con Teherán sobre el programa nuclear iraní. El único país miembro del Consejo de Seguridad que votó en contra de emplazar a Irán fue Qatar.
En el texto el Consejo "exige que Irán suspenda toda actividad de enriquecimiento (...), incluyendo la investigación y el desarrollo, lo que debe ser verificado por la AIEA". La resolución hace referencia al artículo 40 del capítulo VII de la Carta de la ONU, que prevé que se pueden tomar "medidas provisorias" antes de imponer sanciones.
Además, en caso de que la resolución no sea acatada, el Consejo tiene la intención "de adoptar medidas apropiadas en virtud del artículo 41 del capítulo VII de la Carta de ONU para persuadir a Irán de respetar la resolución".
La aprobación de estas medidas será objeto de "nuevas decisiones" del Consejo, precisa el texto. Esta frase está destinada a destacar que el recurso a eventuales sanciones no será automático, preocupación permanente de China y Rusia desde los debates sobre Irak en 2002-2003.
Según el artículo 41, el Consejo puede tomar "medidas que no impliquen el recurso a la fuerza armada para imponer sus decisiones". Estas medidas pueden incluir la interrupción completa o parcial de las relaciones económicas y la ruptura de relaciones diplomáticas.
El presidente estadounidense, George W. Bush, dijo desde Miami que la medida del Consejo de Seguridad "es una resolución enérgica. Quiero agradecer a nuestros socios". "Los iraníes deben oír claramente que con esta resolución el mundo intenta trabajar en conjunto para asegurarse de que ellos no logren poseer armas nucleares o el conocimiento para armarlas", agregó.
"Esperamos que esta resolución le demuestre a Irán que la mejor forma de romper su aislamiento internacional es abandonar la idea de dotarse de armas nucleares", dijo por su parte el embajador estadounidense en la ONU, John Bolton.
En tanto, desde Teherán, el portavoz de la comisión parlamentaria de Relaciones Exteriores, Kazem Jalili, declaró que "la resolución del Consejo de Seguridad es inaceptable y orienta el clima hacia una dirección que no beneficiará a nadie".
El embajador de Qatar, Abdulaziz Al-Nasser, justificó su voto negativo en el Consejo de Seguridad por temor a que la situación general en Medio Oriente se vea agravada. "No estamos de acuerdo con la adopción de esta resolución en un momento en el que la región está en llamas", dijo. "¿Realmente queremos ver otro volcán entrar en erupción en la región?".
El domingo Irán advirtió al consejo que no adoptara la resolución, y afirmó que el actual ataque israelí a Líbano podría incidir sobre su respuesta a la oferta que le hicieron las grandes potencias para salir de la crisis.
Los ministros de los cinco "grandes" (Estados Unidos, Francia, GB, Rusia y China) más Alemania decidieron a comienzos de mes llevar el caso de Irán ante el Consejo de Seguridad, ante la falta de respuesta iraní a un conjunto de propuestas occidentales (económicas y en materia de seguridad) a cambio de que dejara de enriquecer uranio.
Irán --que advierte una y otra vez que no suspenderá sus actividades-- anunció que el 22 de agosto dará una respuesta a la oferta --que incluye ventajas económicas-- que le hicieron en junio las seis potencias.