Internacionales

Izquierda de México endurece sus protestas

* Se declaran en "asamblea permanente" y paralizan arterias del centro de la capital mexicana

La coalición de izquierda y su candidato, Andrés Manuel López Obrador endurecieron sus protestas contra un presunto fraude en los comicios presidenciales en México al encabezar una "asamblea permanente" que paraliza arterias del centro de la capital mexicana.
El aspirante a la presidencia cumplió su promesa hecha el domingo e instaló un campamento frente al Palacio Nacional, donde pasó la noche en una tienda de campaña.
Acompañando a su líder, cientos de simpatizantes de López Obrador permanecen en importantes vías de la metrópoli en los denominados "campamentos por la democracia", que bloquean unos 8 km de la emblemática avenida Reforma y las calles adyacentes al centro de la ciudad. La protesta impide la circulación de vehículos a lo largo del centro financiero de la capital mexicana, lo que causó desde la mañana del lunes un fuerte congestionamiento vial.
"Nosotros habíamos dicho que dadas las circunstancias era necesario endurecer las acciones. Ayer (domingo) Andrés Manuel planteó comprensión y apoyo a esta medida, entendemos que genera molestias, pero no hay manera de evitarlas", dijo en una entrevista radial Gerardo Fernández, portavoz de la coalición encabezada por el candidato, Por el Bien de Todos.
Campamentos permanentes
Los campamentos se mantendrán de manera permanente hasta que el Tribunal Electoral emita su fallo sobre la impugnación de los comicios realizada por la formación de izquierda.
La instancia jurídica tiene hasta el 31 de agosto para resolver las demandas, y hasta el 6 de septiembre para declarar la validez de las elecciones presidenciales, en las que resultó ganador el candidato conservador Felipe Calderón, según el conteo oficial. La nueva movilización de López Obrador fue criticada por el gobernante Partido Acción Nacional (PAN) que la consideró como una agresión.
"No podemos dejar de reprobar que las manifestaciones ya se convirtieron en francos actos de agresión, de perturbación del orden público en la ciudad de México", dijo a la radioemisora W César Nava, portavoz del PAN.
"Se trata ya, lo que están haciendo, de afectar a terceros, están impidiendo que los que vivimos en esta ciudad vivamos en orden (...) Ya están desquiciando la ciudad", agregó. El vocero del PAN recordó que los bloqueos violan una disposición emitida por López Obrador cuando era alcalde de la capital, que prohíbe "la toma de arterias principales, como lo es Reforma".
De su lado, la presidencia de México aseguró que la protesta no afectará la economía del país. Sin embargo, la Cámara de comercio de la ciudad de México informó que se perderán "entre 300 y 400 millones de pesos (entre 27 y 36 millones de dólares)".
"Este bloqueo está afectando en forma directa al corredor turístico de la ciudad de México y adicionalmente está afectando al corredor financiero nacional", dijo Lorenzo Ysasi, líder de los comerciantes capitalinos. La manifestación afecta a "33,000 comercios, cerca de 4,500 prestadores de servicios, y a unas 7,000 empresas turísticas", detalló. Al permanecer en uno de los 47 campamentos a los que convocó, López Obrador está reproduciendo una larga estadía que él mismo mantuvo en el Zócalo a finales de 1994, cuando perdió la elección para el gobierno de su estado natal, Tabasco (sureste), ante Roberto Madrazo, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), quien volvió a ser su contrincante en las presidenciales del pasado 2 de julio.