Internacionales

Consejo de Seguridad reunido nuevamente

* Bush se niega a reclamar cese al fuego o a integrar despliegue internacional

El Consejo de Seguridad se reunió este lunes para discutir el conflicto en Medio Oriente con la presencia de representantes de Líbano e Israel, tras aprobar la prórroga del mandato de la fuerza interina de la ONU y así darse tiempo de discutir la creación de una fuerza más vigorosa.
La Fuerza Interina de Naciones Unidas en Líbano (Finul), que cuenta con 2,000 soldados, recibió una extensión hasta el 31 de agosto, en momentos en que el agravamiento de la situación condujo el domingo a presentar un proyecto de resolución que llama al cese inmediato de las hostilidades en Líbano.
El texto prevé sobre todo sentar las bases necesarias para un acuerdo-marco político en vistas "de un cese al fuego permanente y de una solución duradera".
El embajador de Estados Unidos en la ONU, John Bolton, indicó este lunes que su país trabaja en su propio proyecto de resolución, mientras Washington se niega a llamar a un cese al fuego inmediato.
Durante la reunión pública del Consejo de Seguridad, el ministro libanés de Relaciones Exteriores interino, Tarek Mitri, y el embajador de Israel en la ONU, Dan Gillerman, abogaron por su causa ante los 15 miembros del Consejo.
Mitri demandó un cese del fuego inmediato en el conflicto entre Israel y el Hezbolá y la apertura de una investigación internacional sobre el bombardeo de Israel del poblado de Cana que causó la muerte de 50 civiles libaneses.
Gillerman, por su parte, acusó a Líbano de dejarse tomar de rehén por el Hezbolá y estimó que era tiempo para que este país "tome el destino en sus manos en lugar de continuar llorando ante el Consejo de Seguridad y la comunidad internacional".
Luego de esta reunión, tuvo lugar un encuentro a puertas cerradas entre los miembros del Consejo de Seguridad sobre el conflicto en Líbano, seguida de una reunión informal entre los cinco miembros permanentes. Estos últimos desayunarán este martes con el secretario general de la ONU, Kofi Annan, según Bolton.
Acerca de las fuerzas de paz, "el Consejo de Seguridad de la ONU decidió prorrogar el mandato de la Finul hasta el 31 de agosto de 2006", según el texto de la resolución adoptada en forma unánime sobre el mandato de la Finul, que estaba a punto de expirar.
La ONU prevé el despliegue de una fuerza internacional más importante en Líbano, escenario de un conflicto armado entre Israel y Hezbolá desde el pasado 12 de julio, que ha provocado 518 muertos, de los cuales 442 eran civiles, más de 800,000 desplazados y la evacuación de decenas de miles de extranjeros.
El secretario general de la ONU, Kofi Annan, había recomendado esta postergación "a la espera de un examen de las diferentes opciones sobre la solución" del conflicto en Líbano.
Bush se niega a reclamar cese al fuego
El presidente estadounidense George W. Bush volvió a negarse este lunes a reclamar una tregua inmediata en Líbano, esgrimiendo el derecho de Israel a defenderse, rechazando además participar de una fuerza multinacional, lo que augura difíciles discusiones en el Consejo de Seguridad de ONU en procura de parar los bombardeos que diezman civiles.
Bush insistió en el derecho de Israel a defenderse y en la responsabilidad de Hezbolá en el conflicto, al día siguiente del bombardeo de la ciudad libanesa de Cana, donde más de 50 civiles, en su mayoría niños, resultaron muertos por el Ejército israelí.
Bush repitió que Estados Unidos trabaja "con urgencia" en una paz "duradera" y "viable" que pasará por restaurar la soberanía del gobierno libanés sobre la totalidad del territorio, y por el despliegue "rápido" de una fuerza multinacional.
Sin embargo, confirmó que "probablemente no haya" soldados estadounidenses en tal fuerza, en momentos en que el Consejo de Seguridad se disponía a discutir los medios de detener las hostilidades.
Antes de abandonar Jerusalén con destino a Washington (no viajó a Líbano), la secretaria de Estado estadounidense Condoleezza Rice, cuya visita se vio perturbada por los acontecimientos de Cana, dijo que tenía la convicción de que esta semana podía llegarse a un cese del fuego y encontrarse una solución a la crisis libanesa. Pero también habló de un cese del fuego "urgente" y de una solución "duradera".