Internacionales

El Zócalo al reventar

* López Obrador reúne a 1.2 millones de simpatizantes

MÉXICO / AFP
El candidato presidencial de la izquierdista coalición Por el Bien de Todos, de México, Andrés Manuel López Obrador, reunió ayer domingo a más de 1.2 millones de personas, en su protesta contra un presunto fraude en los comicios presidenciales del pasado 2 de julio.
“Ya superó el millón doscientos mil, ya no cabe nadie más en el Zócalo (plaza principal) y sus calles aledañas” en el centro histórico de la ciudad de México, dijo a la AFP un portavoz de la secretaría de Seguridad Pública de la metrópoli.
El ex alcalde de la capital mexicana, acompañado por decenas de miles de seguidores, recorrió en una marcha las principales avenidas de la ciudad antes de llegar al Zócalo, que lucía repleto de personas que portaban camisetas amarillas, el color del logotipo del Partido de la Revolución Democrática (PRD) que encabeza la coalición Por el Bien de Todos.
El aspirante presidencial había congregado a más de 200,000 personas seis días después de las elecciones, y alrededor de 800,000 a la semana siguiente, cifras que superó este domingo, aunque no alcanzó la meta de llegar a dos millones de manifestantes que su partido se había propuesto.
Bajo la consigna “Voto por voto, casilla por casilla”, López Obrador encabezó su tercera “asamblea informativa” para exigir que el Tribunal Electoral recuente uno a uno los sufragios de los comicios presidenciales, cuyos resultados le dieron una ventaja de 0.58% al candidato conservador Felipe Calderón.
En su discurso el político de izquierda apuntó que no pudieron ganarle “con votos, por eso se niegan a abrir los paquetes electorales”.
“La prueba más contundente de que ganamos la elección presidencial estriba en la actitud de rechazo que ha asumido el candidato de la derecha ante la demanda de que se cuenten de nuevo todos los votos, si él sostiene que ganó no tiene porqué negarse a despejar las dudas”, sentenció López Obrador.
La coalición Por el Bien de Todos retó la semana pasada al candidato del PAN a que se una a la petición de que el Tribunal Electoral recuente los votos, pues si esto no sucede “quedarán para siempre la sospecha o la certidumbre” de un fraude.
“De ser así, usted será un presidente espurio y nuestro país no merece ser gobernado por alguien que no tenga autoridad moral ni política”, dijo López Obrador en una carta enviada a Felipe Calderón.
El candidato conservador respondió en otra misiva que “la decisión de recontar votos no corresponde a los candidatos ni a los partidos”, sino al Tribunal.
Seguro de que ganó los comicios, el ex alcalde de la capital mexicana interpuso una demanda ante el Tribunal Electoral en la que pide que esa instancia “determine lo conducente en torno a la factibilidad de modificar los resultados electorales o declarar no válida la elección”.
Para el primer caso solicitado por los abogados de López Obrador se insiste en la necesidad de recontar uno a uno los votos de las elecciones presidenciales.
Además de esa estrategia jurídica, el político de izquierda lleva semanas encabezando su defensa en los medios de comunicación.
“Yo soy el presidente de México (...), en el recuento yo gano la elección, a pesar de todo el fraude del Estado, nosotros ganamos el 2 de julio”, aseveró López Obrador a la cadena Univisión.
Los dichos del candidato fueron considerados “esquizofrénicos” por dirigentes del PAN, mientras que Felipe Calderón pidió que no se engañe a los ciudadanos.
“No se puede, no se debe engañar a nadie con indicios o con sospechas”, dijo Calderón.
Según la ley electoral mexicana, el Tribunal puede optar por un recuento total o parcial de los sufragios.
Esa instancia judicial tiene hasta el 31 de agosto para resolver las impugnaciones y debe declarar antes del 6 de septiembre al presidente electo que tomará posesión del cargo -para un periodo de seis años- el 1 de diciembre.