Internacionales

Matanza en Qana

* Aviación israelí bombardeo edificio que servía de refugio a civiles

BEURUT- JERUSALÉN /EFE -La muerte de 57 civiles tras el bombardeo israelí de un edificio en la ciudad libanesa de Qana, suscitó reacciones en todo el mundo, desde una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU hasta la petición de Washington a Israel de que “tenga más cuidado”.
La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, se quedó en Israel para entrevistarse con el primer ministro, Ehud Olmert, después de conocerse la tragedia, que hace peligrar la posibilidad de una salida diplomática a la crisis.
Lo ocurrido en Qana ha trastocado el programa diplomático que Rice emprendió este sábado cuando se reunió con Olmert para estudiar las condiciones que Israel estaría dispuesto a aceptar para un alto el fuego.
Olmert dijo a Rice que su Ejército necesita entre diez y catorce días para terminar su ofensiva en el Líbano, informó la radio pública israelí.
Ayer domingo se esperaba que Rice fuera a Beirut para buscar un consenso allí y el miércoles debía presentar un proyecto de resolución en la ONU sobre una posible tregua.
Pero el primer ministro libanés, Fuad Siniora, reconoció ayer implícitamente ante la prensa que pidió a la secretaria de Estado que no viajara al Líbano.
“Le dije que la situación era insostenible y que no es el momento de nada más que de aplicar el alto el fuego, con lo que eso significa en lenguaje diplomático”, dijo Siniora.
Sin embargo, Washington se limitó a instar a Israel a que “tenga más cuidado”, pero no a un alto el fuego inmediato tras la matanza, calificada de “incidente trágico y terrible” en un comunicado del portavoz de la Casa Blanca, Blair Jones.
Mientras, Israel investiga una supuesta “diferencia de horas” entre su bombardeo y la caída del edificio en el que, según las autoridades libanesas, murieron hoy 57 civiles en Qana, la mitad de ellos niños.
El jefe de operaciones de la Fuerza Aérea israelí, el general de brigada Amir Eshel, aseguró en una rueda de prensa que las primeras investigaciones revelan que el edificio fue bombardeado horas antes de que se desplomara.
Según Eshel, “al Ejército no le queda claro la diferencia de horas entre el bombardeo y el desplome”.
El secretario general de la ONU, Kofi Annan, instó al Consejo de Seguridad a “condenar” el ataque israelí “en los términos más firmes posibles” y a que haga un llamamiento al alto el fuego en el Líbano.
“Estoy profundamente desalentado de que mis llamados a un inmediato cese de las hostilidades no hayan sido escuchados y el resultado es la pérdidas de más vidas inocentes y el sufrimiento de civiles inocentes”, agregó en una reunión de urgencia del Consejo.
Por otro lado, se ha convocado para el próximo jueves en Malasia una reunión urgente de la Organización de la Conferencia Islámica (OCI), que agrupa a 57 países, para “consensuar una postura unificada contra la agresión israelí al Líbano y los palestinos”.
El papa católico Benedicto XVI pidió a “todos los responsables de la espiral de violencia” en Oriente Medio que dejen las armas, al tiempo que instó a gobernantes e instituciones internacionales a “no ahorrar esfuerzos” para lograr el “necesario” cese de las hostilidades.
Entre las reacciones en todo el mundo figuró la del Gobierno español, que expresó su “más profunda consternación y condena” del bombardeo israelí, así como su llamamiento a un “inmediato alto el fuego”.
El ministro de Exteriores español, Miguel Angel Moratinos, visitará el Líbano el próximo miércoles como muestra de “solidaridad” con el “pueblo y con el Gobierno libaneses”, informó hoy a Efe un portavoz ministerial.
El desplazamiento de Moratinos coincide ese día, 2 de agosto, con el envío a la zona de ayuda humanitaria española.
También viajará al país árabe el ministro francés de Sanidad, Xavier Bertrand, enviado por el presidente de Francia, Jacques Chirac, que deploró hoy el bombardeo de Qana.
“Francia condena esta acción injustificable que muestra más que nunca la necesidad de llegar a un alto el fuego inmediato sin el que no pueden más que repetirse otros dramas”, señaló Chirac en un comunicado.
Por la parte americana, el presidente de Costa Rica, Oscar Arias, exhortó a un alto el fuego “inmediato y efectivo, sin dilaciones ni condiciones”, mientras que su colega de Venezuela, Hugo Chávez, de visita oficial en Irán, enfatizó que “lo que hace Israel es terrorismo y fascismo”.
Desde Sudáfrica, el presidente Thabo Mbeki consideró “un elemento esencial” que “cesen las hostilidades ahora”, al tiempo que llamó a no perder la vista la situación palestina.
“Palestina es el epicentro de muchos de los conflictos que tienen lugar en Oriente Próximo”, recalcó en una rueda de prensa.
Precisamente, el primer ministro palestino, Ismail Haniye, declaró que “Israel, de seguro, está fracasando en los objetivos que se ha fijado en esta guerra”, recalcó Haniye.
También desde el mundo árabe, el rey Abdalá II de Jordania calificó de “feo crimen” el ataque aéreo israelí, mientras que Mohamed VI de Marruecos condenó hoy las agresiones “a la población civil” en el Líbano e Israel, en una crítica implícita a los ataques de la organización chií libanesa Partido de Dios (Hizbulá) contra civiles israelíes.
Las milicias de Hizbulá, mientras, dispararon más de ochenta cohetes contra localidades del norte de Israel, que hirieron al menos a cuatro civiles, mientras que decenas más tuvieron ser atendidos por ataques de pánico, informaron fuentes policiales israelíes.
Y mientras, prosiguieron los bombardeos israelíes en el sur del Líbano, con al menos once heridos más después de la tragedia de Qana.