Internacionales

Uno de cada cinco libaneses abandonó su hogar por la guerra

Según organismos de Naciones Unidas en Líbano hay entre 700 y 800 mil desplazados, de los que la mayoría son niños.

Uno de cada cinco habitantes del Líbano ha abandonado su hogar a causa de las hostilidades entre Israel y la milicia radical chií Hizbulá, afirmó hoy el Programa Mundial de Alimentos (PMA), que dijo encontrarse "en una carrera contra reloj" para llevar la ayuda que requieren esos desplazados.
Dos convoyes de esa agencia humanitaria partieron hoy de Beirut hacia el sur del Líbano, considerado por Israel como bastión de Hizbulá y donde se han concentrado los bombardeos de las fuerzas israelíes, por lo que es la región con el mayor número de víctimas.
La portavoz del PMA en Ginebra, Christiane Berthiaume, dijo que "si todo va bien" su organismo podría enviar dos convoyes diarios a partir de la próxima semana, en referencia a los problemas de seguridad que han impedido en las últimas semanas que la asistencia de emergencia llegue a la población.
Recientemente, el PMA anunció un plan para distribuir alimentos durante los próximos tres meses a 300 mil desplazados libaneses, que en total suman de 700 mil y 800 mil personas, según cálculos de la ONU. La portavoz indicó que, por lo pronto, se ha iniciado el reparto de víveres a unos 20 mil libaneses que cruzaron la frontera con Siria.
Situación alarmante
Sin embargo, alertó de que la situación es alarmante y que siguen llegando informes del personal humanitario que se encuentra en el Líbano, que relatan que "centenares de personas caminan por las carreteras con dirección al norte" huyendo de los combates.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó también hoy de que su primer convoy con medicinas y material médico, suficiente para 50 mil personas durante tres meses, había logrado entrar en el Líbano y se dirige a la región de Tiro, al sur del país y una de las más afectadas por los ataques israelíes.
No obstante un portavoz del Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) dijo que aunque "empiezan a haber señales de un acceso interrumpido y más amplio" a las poblaciones afectadas, "se trata de un acceso muy limitado comparado con la magnitud de la emergencia".
"Estamos muy preocupados por el continúo aumento del número de desplazados, de los que la mitad son niños" agregó.
Tanto la OMS como el UNICEF también expresaron su preocupación por el aumento de casos de diarrea entre los niños, que se encuentran hacinados con sus familias en escuelas y locales públicos, que en total albergarían al menos a 125 mil personas en condiciones de insalubridad. Por ello, la organización sanitaria enviará tres especialistas -en nutrición, agua y saneamiento, y recién nacidos- a recorrer esos refugios temporales para evaluar la situación.
Por su parte, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) señaló que "después de días de impaciente espera en Siria", esa organización cree que sus convoyes, cargados de 500 toneladas de ayuda de diverso tipo, podrán entrar en territorio libanés a comienzo de la próxima semana.