Internacionales

ONG piden un alto el fuego en Oriente Próximo

Los organismos no gubernamentales exigen un "Alto el fuego, ahora", en un mensaje dirigido a líderes mundiales y firmado por "Oxfam", "Save the Children" y "Christian Aid", entre otros. El texto expresa la profunda preocupación de estas organizaciones por el deterioro de la situación en el Líbano, Gaza e Israel.

Los ataques entre Israel y Hizbulá prosiguen hoy en el decimoséptimo día de conflicto, que ha causado ya 600 muertos en el Líbano, mientras el primer ministro británico, Tony Blair, viaja a Washington para tratar la crisis con su homólogo de EEUU, George W. Bush y organizaciones no gubernamentales junto a grupos religiosos exigen un alto el fuego inmediato en la región.
Aunque el encuentro se organizó antes del comienzo de los ataques, según fuentes oficiales, la reunión entre Bush y Blair se centrará en los enfrentamientos entre el Ejército israelí y la milicia chií libanesa Hezbolá. El Reino Unido y EEUU han sido criticados por no requerir abiertamente un inmediato alto el fuego e insistir en que cualquier tregua debía ser duradera.
Varios diputados de su propio partido han pedido a Blair que solicite un inmediato cese de las hostilidades, mientras que Organizaciones no gubernamentales y grupos religiosos publican hoy a en varios periódicos británicos un anuncio con esa petición.
Bajo el título: "Alto el fuego, ahora", firmado por "Oxfam", "Save the Children" y "Christian Aid", entre otros, el texto expresa la profunda preocupación de estas organizaciones por el deterioro de la situación en el Líbano, Gaza e Israel.
600 muertos y 1 800 heridos
En el Líbano, las agresiones israelíes iniciadas el 12 de julio en represalia por la captura de dos soldados israelíes por Hezbolá, pueden haber causado hasta ahora 600 muertos, según el ministro de Sanidad libanés, Muhamad Jalife.
Jalife calcula que a las más de 400 víctimas mortales habría que sumar entre 150 a 200 personas más que yacen bajo los escombros de sus viviendas. Los bombardeos también han ocasionado cerca de 1 mil 800 heridos, 800 mil desplazados y cuantiosos daños materiales.
En esta jornada, cazabombarderos israelíes descargaron sus proyectiles contra las regiones de Nabatiye y Tiro, mientras que continúan los intensos combates alrededor de la localidad de Bint Yebeil, que los israelíes tratan de tomar desde el domingo.
Continúan ataques
A primeras horas, los aviones israelíes realizaron decenas de ataques contra Kila Dalafa, una región situada entre el Valle de la Bekaa y el sur del país, zonas consideradas feudos de Hizbulá. Estos bombardeos coinciden con la aprobación del gobierno libanés, a última hora de anoche, del plan presentado por el primer ministro, Fuad Siniora, en la conferencia de Roma.
El proyecto, que consta de siete puntos, prevé "el refuerzo en número, material militar, mandato y perímetro de las operaciones de las fuerzas internacionales de las Naciones Unidas que operan en el sur del Líbano, así como la necesidad de emprender un trabajo humanitario urgente y operaciones de ayuda".
También la guerrilla islámica pro iraní Hezbolá "despertó" hoy a la población del norte de Israel con varias andanadas de cohetes katiusha que hicieron saltar las alarmas en una decena de localidades, entre ellas Haifa, Carmiel, San Juan de Acre y otras más al este.

Israel fue blanco ayer de 83 cohetes disparados por Hezbolá, que cayeron en 43 puntos de la Alta Galilea y causaron unos 70 heridos, dijo hoy el portavoz de los servicios de emergencia, Yeruham Mandola
El Gobierno de Ehud Olmert aprobó ayer seguir adelante con la campaña militar, aunque rechazó la posibilidad de una vasta operación terrestre, como pedían algunos altos cargos. Además, el Ejército israelí decidió hoy desplegar un escudo anti-misiles entre las ciudades de Netania y Tel Aviv, en previsión de un posible ataque de la guerrilla de Hezbolá con misiles de medio alcance, como los "Zilzal".
Apoyo israelí
La inmensa mayoría de los israelíes apoya la contienda militar que lanzó su gobierno el pasado 12 de julio contra Hizbulá, según una encuesta que publica hoy el diario Yediot Aharonot. El 82 por ciento de los israelíes considera "apropiada" la decisión de atacar el Líbano tras esa agresión.
En Naciones Unidas, el Consejo de Seguridad instó anoche a Israel a abrir una investigación por el bombardeo el pasado 25 de julio de un puesto de vigilancia de la ONU en el sur del Líbano en el que murieron cuatro "cascos azules", pero no condenó la acción debido a la firme negativa de EEUU.
El documento adoptado expresa la "profunda conmoción y perplejidad" del Consejo por el bombardeo aéreo israelí contra la Fuerza Provisional de la ONU en el sur del Líbano (FPNUL), y exige al gobierno de Israel que abra una investigación y que haga públicos los resultados lo antes posible. Sin embargo, no condena la acción israelí ni tampoco se hace referencia a que el ataque fue "deliberado".
Por su parte, el enviado de la ONU al Líbano, Terje Roed-Larsen, ha defendido que Siria e Irán sean invitados a cooperar en la solución de la crisis, porque sin ambos países "es muy difícil conseguir un alto el fuego", según unas declaraciones que hoy publica el rotativo francés "Le Figaro".
Mientras, en la franja palestina de Gaza un niño, Asad Zumlut, de 13 años, murió hoy en un ataque aéreo israelí, en tanto que soldados israelíes hallaron en Cisjordania el cadáver calcinado de un civil que buscaban desde ayer.