Internacionales

Ola de calor deja más de 80 muertos en Europa


PARÍS /AFP -La ola de calor que sufre Europa desde hace varias semanas ha dejado más de 80 muertos, la mayoría de ellos en Francia, y a pesar de que la cosa puede empeorar, las tormentas se asoman como un alivio en buena parte del Viejo Continente.
Mientras en Alemania, el norte de Italia, el este de Francia y en general en el sudeste de Europa seguían subiendo las temperaturas hasta alcanzar un promedio de 38 ó 39 grados, la mayor cantidad de víctimas seguían produciéndose en Francia, con 64 muertos, según el balance oficial.
"Es posible que la cifra aumente" a pesar de que la ola de calor extremo puede haber terminado con la llegada de tormentas que hicieron bajar las temperaturas, porque "las consecuencias pueden hacerse sentir aún durante 24 ó 48 horas", sostienen las autoridades.
Tal como ocurrió durante la canícula del verano (boreal) de 2003, las víctimas en Francia son en su mayor parte ancianos. Cuarenta de las víctimas tenían más de 75 años. Pero a pesar de tener el peor registro de Europa, la cifra de muertos de 2006 ni se compara con la de 2003, cuando unas 15,000 personas fallecieron debido al calor.
En aquel caso las autoridades fueron acusadas de haber demorado demasiado en evaluar la amplitud de la catástrofe sanitaria. En este caso, todo el este de Francia sigue en "alerta naranja", lo que mantiene en guardia un dispositivo médico reforzado.
El calor también dejó tres muertos más en un lapso de 24 horas en el norte de Italia, y mató a siete personas en una semana en Rumania. Además, nueve personas murieron en España. Pero pasados los peores calores, en algunas ciudades estallaron las tormentas y se anunciaban otras en otras partes del continente.
En el oeste y sudeste de Alemania las lluvias y vientos de la madrugada del jueves dejaron inundaciones y daños materiales en las regiones de Renania y Baden-Wurtemberg, pese a lo cual el termómetro seguía marcando hasta 38 grados en la región del Rhin.
Más tormentas estaban previstas en las costas del mar del Norte, antes de que empiecen a bajar las temperaturas el sábado, hasta rondar entre 25 y 31 grados. También en España los servicios meteorológicos pronosticaban fuertes tormentas y lluvias para este jueves. De todos modos, eso no impedirá una nueva ola de calor este fin de semana en la península Ibérica.
Como consecuencia de la sequía y las altas temperaturas, los niveles de varios ríos bajaron, como el Elba en Alemania y el Po en Italia, cuyo caudal normalmente bajo perdió siete centímetros más en algunas partes.
Las autoridades italianas calcularon en 500 millones de euros (unos 600 millones de dólares) los daños causados a la agricultura en el norte. La situación es "dramática", opinó el ministro de la cartera, Paolo de Castro.
También en Francia, Holanda y Polonia, los agricultores manifestaban su preocupación por el impacto de la sequía en sus cultivos.