Internacionales

Peligra extensión del conflicto en Líbano

* Gabinete israelí propone intensificar bombardeos y llama a nuevos reservistas, mientras Al Qaida promete atentados de represalia contra Israel y sus aliados

BEIRUT /AFP -El peligro de extensión del conflicto en el Líbano era este jueves más evidente, luego de que el gabinete de seguridad israelí se pronunció por intensificar los bombardeos aéreos y llamó a nuevos reservistas, mientras la red terrorista Al Qaida prometió atentados de represalia contra Israel y sus aliados.
La decisión israelí y las amenazas de Al Qaida intervienen un día después del fracaso de una conferencia internacional celebrada en Roma, de la que Israel consideró haber obtenido el asentimiento para intensificar sus ataques.
Reunido en Tel Aviv, el gabinete de seguridad israelí decidió autorizar "la movilización de las unidades de reserva para reforzar el potencial militar y las capacidades de enfrentar al Hezbolá en el frente en el Líbano y en Gaza".
Si bien el gabinete rechazó extender la ofensiva terrestre más allá del objetivo de rechazar las fuerzas del Hezbolá lejos de la frontera, decidió intensificar los bombardeos aéreos contra la formación chiíta. La mayoría de los miembros del gabinete de seguridad se pronunció por aumentar los bombardeos aéreos contra lo que consideran bastiones del Hezbolá, para minimizar las bajas en los combates en tierra. El miércoles, las tropas israelíes perdieron a nueve de sus miembros, entre ellos varios oficiales de sus tropas de elite, al caer en una emboscada tendida por los milicianos del Hezbolá.
Al Qaida promete implicarse
Por primera vez después de la ofensiva israelí en Gaza el 25 de junio y contra el Líbano el 12 de julio, la red Al Qaida prometió implicarse, atacando a Israel y a sus aliados como represalia. En un mensaje video dado a conocer el jueves por la cadena de televisión por satélite qatarí Al Yazira, el número dos de la organización, Ayman Al Zawahiri, llamó a una alianza de los combatientes musulmanes más allá de sus diferencias sectarias.
"No podemos mirar los cohetes que llueven sobre nuestros hermanos en Gaza y en el Líbano y seguir inactivos y sumisos", dijo Ayman Al Zawahiri.
En el terreno, el Ejército israelí ordenó el jueves a los habitantes de Ain Ebel, poblado cristiano de unos 6,000 habitantes, vecino a Bint Jbeil y donde se han refugiado más de 10,000 chiítas, que lo abandonaran en previsión de un ataque, según la Policía.
Bint Jbeil es zona de intensos combates entre el Hezbolá y las tropas israelíes, que no conseguían controlarla.
Al menos nueve civiles, entre ellos un nigeriano y un gendarme libanés, murieron este jueves en bombardeos de la aviación o de la marina israelíes. Un civil resultó muerto y otro herido cuando la camioneta con productos agrícolas en la que viajaban fue atacada por un avión israelí en la ruta de Barr Elias, al este del Líbano, según la Policía.
En la ciudad costera de Tiro (sur), un empleado a domicilio nigeriano murió al caer un misil disparado desde un helicóptero israelí, según la Policía. Una mujer murió por el disparo de un misil contra un barrio de esa ciudad portuaria, agregaron las fuentes.
Otra mujer falleció al ser destruida su casa por el bombardeo aéreo al poblado de Rub Talatine, en el sector central de la frontera, siempre según la Policía. Otros cinco civiles, entre ellos un palestino y un gendarme, murieron en la madrugada del jueves, según fuentes policiales.
En total, 411 personas, 344 de las cuales son civiles, murieron en el Líbano desde el comienzo de la ofensiva israelí. Desde el inicio del conflicto han perecido 51 israelíes, 33 de ellos soldados.
En tanto, en Nueva York, el Consejo de Seguridad emitió este jueves una resolución que expresa conmoción por la muerte de cuatro observadores de la ONU en ataques israelíes a un puesto del organismo al sur de Líbano, pero sin condenar a Israel, a lo que se opuso rotundamente Estados Unidos.