Internacionales

AI lanza campaña para detener violencia en Medio Oriente

El organismo pide a los internautas que firmen una carta dirigida a los gobiernos de Israel, Líbano, la Autoridad Palestina y el movimiento Hezbolá, en el que se exige que pongan fin a la actual escalada de violencia.

La organización Amnistía Internacional (AI), con sede en Londres, Inglaterra, ha lanzado una campaña global para detener la violencia en Oriente Próximo, desatada desde el 12 de julio pasado y que hasta la fecha se ha cobrado la vida de más de 380 personas, muchos de ellos niños.
“Deben tomarse urgentemente las medidas necesarias para poner fin a los ataques que se están lanzando contra civiles y bienes civiles. Tales ataques son una infracción flagrante del derecho internacional humanitario y constituyen crímenes de guerra”, afirma la organización en mensaje destacado en su sitio de Internet.
La campaña, denominada simplemente “¡Actúa!”, tiene como objetivo reunir una gran cantidad de mensajes para ponerle fin a la escalada de violencia, que luego serán enviados a los gobiernos de Israel, Líbano, la Autoridad Palestina y grupos armados como Hezbolá, que según AI son los principales causantes de esta nueva crisis en la región.
Los internautas acceden al sitio de Web de la organización y hacen click en la sección “Fin a los crímenes de guerra en Oriente Próximo”, donde encontraran el formulario que deben llenar con sus datos, a los que se le adjuntará el mensaje de AI para parar la escalda de violencia.
Este mensaje, con el llamado a participar, ya ha sido distribuido a través de correo electrónico alrededor del mundo, con fotos que muestran la crisis humanitaria y el horror desatado en las ciudades del sur de Líbano, constantemente bombardeadas por los “cazas” Israelíes.
En el mensaje, AI exige al Gobierno de Israel que termine “inmediatamente con los ataques deliberados a población e infraestructuras civiles, así como al uso excesivo y desproporcionado de la fuerza contra palestinos y libaneses desarmados, incluidos niños.
Israel también debe acabar “con los castigos colectivos, levantar el cierre a los pasos fronterizos de Gaza, y restaurar el acceso al agua y a la luz para el millón y medio de personas que allí viven”.
A los gobiernos de Líbano y la Autoridad Palestina, AI exige “impedir los ataques a los civiles de Israel por parte de Hezbolá y de los grupos armados palestinos. Hezbolá y los grupos armados palestinos tienen que poner fin a los ataques deliberados a población civil de Israel”.
La actual escalada de violencia inicio el 12 de julio, cuando milicianos del grupo chií Hezbolá atacaron un convoy de militares israelíes, secuestrando a dos de ellos y asesinando a otros siete. Israel respondió a este ataque con una ofensiva militar por tierra, mar y aire contra Líbano, atacando principalmente el sur de este pequeño país, considerado bastión de Hezbolá, grupo que contrario a la presencia de Israel en Líbano.
Los ataques contra la infraestructura libanesa han causado pérdidas superiores a los dos mil millones de dólares en las tres semanas que ha durado la ofensiva militar israelí.