Internacionales

Fidel impulsa revolución energética en Cuba

* Celebra en bayazo, ante unas 100 mil personas, el 53 aniversario del asalto al cuartel Moncada

BAYAMO, Cuba / AFP
El presidente cubano Fidel Castro dio este miércoles un fuerte impulso a su "revolución energética" con una nueva planta generadora equivalente a una termoeléctrica, y ratificó su interés de consolidar una alianza con países de América Latina a través de los médicos.
Castro, quien regresó el domingo de Córdoba (Argentina) tras asistir a la Cumbre del Mercosur, congregó a unas 100,000 personas en la Plaza de la Patria, en la histórica ciudad de Bayamo, 760 km al sureste de La Habana, en ocasión del 53 aniversario del asalto al cuartel Moncada, embrión de su revolución.
Durante su discurso, de dos horas 20 minutos, el gobernante, quien cumplirá el próximo 13 de agosto 80 años, se mostró vigoroso y bromeó incluso con su edad, aludiendo a Estados Unidos.
"Creo que hay… ya no sé cuántos miles de ciudadanos en este país, y habrán cada vez más que rebasen incluso la cifra de los 100 años. Pero no se asusten nuestros vecinitos del norte, que no estoy pensando en estar ejerciendo funciones a esa edad", manifestó.
Castro señaló que "además las (funciones) que ejerzo, no se deben a mi voluntad ni mucho menos. Nunca luché para eso, sí lucharé, toda mi vida, hasta el último segundo mientras tenga uso de razón, por hacer algo bueno, hacer algo útil".
Durante su discurso, ridiculizó el plan norteamericano de Ayuda a una Cuba Libre, que prevé programas educativos y de salubridad para la isla, y dijo que en ese sentido "tenemos hoy lo que la población de Estados Unidos no tiene".
En ese sentido hizo una reseña de los logros en materia de salud en la región y destacó la presencia en la isla de miles de estudiantes de América Latina y la labor de las brigadas de médicos cubanos en misión internacional.
Castro resaltó que es "vital" la necesidad de cambiar radicalmente el concepto de los servicios médicos", pues investigaciones hechas casa por casa en regiones de Cuba, mostraron numerosos casos de enfermedades renales y de la vista, en personas que ignoraban que los padecían.