Internacionales

Continúan enfrentamientos en el sur del Líbano

La escalada de violencia cumple hoy tres semanas, sin que se vislumbre una solución a la crisis.

El Ejército israelí sigue azotando Líbano, mientras Hezbolá mantiene sus ataques sobre las ciudades del sur de Israel. Los enfrentamientos entre soldados israelíes y milicianos de Hezbolá continúan en el sur del pequeño país mediterráneo, mientras Israel intensifica sus bombardeos contra esta zona, informaron fuentes policiales y medios locales.
Un edificio en la ciudad meridional de Tiro ha sido destruido por misiles israelíes y se desconoce de momento el número de víctimas. Los aviones israelíes han bombardeado asimismo varias localidades y aldeas en la región de Tiro, sin que se conozcan todavía los daños causados por el ataque.
En la aldea de Yarún, otro bloque de viviendas ha sido alcanzado por los obuses de la aviación y no se descarta que varias personas hayan quedado atrapadas bajo sus escombros, según la cadena de televisión libanesa LBC.
En la ciudad de Nabatiye, también en el sur, los aviones centraron sus ataques contra una sede del grupo chií Amal, cuyo presidente Nabih Berri, preside también el parlamento libanés. Desde hace algunos días, Amal toma parte en los combates junto a Hezbolá.
En Anyar, en el este del país, un camión ha sido alcanzado por un proyectil israelí y una persona ha muerto, mientras otra ha resultado herida, según LBC. Mientras, en la ciudad fronteriza de Bint Yebeil, continúan los combates entre israelíes y milicianos por el control de esta localidad. Israel intenta tomar esta localidad desde el pasado domingo, cuando se apoderó de la colina estratégica de Marún el Ras.
Los bombardeos prosiguen también alrededor de las posiciones de las fuerzas de la ONU, en la zona donde anoche murieron cuatro observadores debido al impacto de un misil israelí.
Hezbolá anunció hoy la destrucción "de una unidad de los servicios de inteligencia militar del enemigo, compuesta de cuatro miembros, en un ataque sorpresa". Asimismo, esta mañana anunció "haber destruido varios vehículos militares del enemigo y haber matado a varios uniformados israelíes". Además, agregó que había neutralizado dos blindados israelíes y un tanque y "matado o herido a sus ocupantes".
Lucha cuerpo a cuerpo
Hezbolá ha disparado hoy varias andanadas de proyectiles katiusha contra el norte de Israel que han de causando varios heridos, según fuentes israelíes. Al menos nueve soldados israelíes murieron hoy en los feroces combates que tuvieron lugar en el sur del Líbano. Ocho de los militares murieron en la batalla de Bint Yabel, y el noveno en la de Marún A-Ras, dijeron las fuentes.
El balance de heridos supera la veintena, de ellos 5 graves y el resto con heridas de leves a moderadas, según fuentes del hospital Rambam de Haifa. Un soldado israelí que participó en la primera de las batallas relató que la mayoría de los muertos fueron víctimas de una emboscada, y que los equipos de rescate tardaron más de cinco horas en poder aproximarse debido a violencia de los combates.
"Ha sido una lucha cuerpo a cuerpo, los terroristas nos sorprendieron al salir el sol y el combate fue muy duro", relató el sargento Ran Boné, de 19 años, en los pasillos del hospital. Con heridas de esquirla por una granada, Boné dijo que los helicópteros no pudieron aproximarse para recoger a los caídos debido al fuego de los guerrilleros y sólo cinco horas después se produjo la evacuación, y aún así también bajo el fuego.
Según la fuente, los soldados de la brigada Golani fueron blanco de disparos con armas automáticas, granadas de mortero y de mano. Sobre las críticas en la opinión pública israelí, el militar asegura que "estaban bien preparados y que aunque se trataba de su primera batalla en Líbano, llevaban dos meses en el norte y se habían entrenado adecuadamente".
Los soldados israelíes que se han visto las caras con los guerrilleros de Hezbolá en combates cuerpo a cuerpo coinciden en que no se trata de meros hombres armados, y algunos han comparado su capacidad de lucha con la de una unidad de élite de un ejército regular.
Desde que el 12 de julio estallaron las hostilidades en la frontera israelí-libanesa, han muerto 33 soldados israelíes, la mayoría en combates y unos pocos en accidentes aéreos. También han muerto 19 civiles a causa de los más de 1.400 cohetes "katiusha" disparados por la guerrilla contra el norte de Israel.